Dexametasona: un fármaco de uso común reduce las muertes, según los científicos

0
16
Foto: Ernesto Benavides/Agence France-Presse — Getty Images

En un inesperado signo de esperanza en medio de una pandemia que se expande, unos científicos de la Universidad de Oxford dijeron el martes 16 que un fármaco de bajo costo y comúnmente disponible redujo las muertes en pacientes graves de COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus.

Si se confirma el hallazgo, el medicamento, un esteroide llamado dexametasona, sería el primer tratamiento demostrado para reducir la mortalidad en pacientes gravemente enfermos. Los investigadores calcularon que si los médicos hubieran usado el fármaco para tratar a los pacientes más enfermos por la COVID-19 en Gran Bretaña desde el comienzo de la pandemia, podrían haberse evitado hasta 5000 muertes.

En casos graves, el virus ataca directamente las células que recubren las vías respiratorias y los pulmones del paciente. Pero la infección también puede provocar una reacción inmune abrumadora que es igual de dañina. Las tres cuartas partes de los pacientes hospitalizados con la COVID-19 reciben algún tipo de oxígeno suplementario.

El medicamento parece reducir la inflamación causada por el sistema inmune, protegiendo los tejidos. En el estudio, la dexametasona redujo en un tercio las muertes de los pacientes que respiraban con ventiladores y en una quinta parte las muertes de pacientes que se encontraban recibiendo oxígeno.

Hasta ahora, los hospitales de todo el mundo no han tenido nada que ofrecer a estos pacientes desesperados y moribundos, y el prospecto de un tratamiento salvador al alcance de la mano en casi todas las farmacias, fue recibido por los médicos con una especie de euforia.

“Suponiendo que cuando pase por la evaluación de los pares se ratifique -y estos son investigadores reconocidos-es un enorme avance, un gran avance”, dijo Sam Parnia, neumólogo y profesor asociado de medicina en la Escuela de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York. “No puedo enfatizar lo importante que esto podría ser”.

Pero el informe también llega inmediatamente después de una serie de errores y retracciones en la literatura científica, a medida que los científicos se apresuran a publicar investigaciones sobre el coronavirus. Si bien los hospitales del Reino Unido pudieron comenzar el martes 16 a tratar a pacientes gravemente enfermos de COVID-19 con dexametasona, muchos expertos en Estados Unidos exigieron ver datos y el estudio en sí, que aún no han sido revisados por pares ni se han publicado.

“Será una gran noticia si la dexametasona, un esteroide barato, realmente reduce las muertes por ⅓ en pacientes con COVID19 en ventiladores”, escribió en Twitter Atul Gawande, cirujano y escritor, “pero después de todas las retracciones y retrocesos, es inaceptable promocionar los resultados del estudio mediante un comunicado de prensa sin haber publicado el estudio”.

No hay una vacuna contra el coronavirus, y el único tratamiento conocido por su eficacia, un antiviral llamado remdesivir, solo acorta el tiempo de recuperación.

“La dexametasona es el primer medicamento que se ha demostrado que mejora la supervivencia en la COVID-19”, dijo en un comunicado uno de los investigadores principales del ensayo, Peter Horby, profesor de enfermedades infecciosas emergentes en la Universidad de Oxford. “El beneficio de supervivencia es claro y grande en aquellos pacientes que están tan enfermos como para requerir tratamiento con oxígeno”.

Horby agregó que la dexametasona ahora debería convertirse en el “estándar de atención en estos pacientes”, y señaló que era de bajo costo, estaba ampliamente disponible y podía usarse de inmediato.

Sin embargo, el fármaco no fue estudiado en pacientes fuera del hospital, y no presentó beneficios para pacientes que no recibían asistencia respiratoria.

Muchos e