El cine radical destaca en la 72ada edición del Festival de Cannes

0
37

El cine político arrasó en esta cita con el séptimo arte. La mayor parte de las películas aclamadas se caracterizó por poner en debate los problemas de la agenda mundial. El énfasis de valoración se puso en protagonistas e historias que escenificaran a los desposeídos de la globalización. No obstante, otras cintas obtuvieron también reconocimiento.

Dentro de la Edición 72°, presidida por el cineasta Alejandro Iñarritu, se destacó la actuación de Antonio Banderas en la película “Dolor y Gloria” de Pedro Almodóvar, donde interpreta el alter ego de ficción del director, al dar vida a un artista atormentado. El carisma y versatilidad del malagueño, que lleva más de 30 años de carrera en el celuloide, se ganó el consenso del jurado.

Además de la actuación de Banderas, el Premio a la Mejor Actriz lo logró la británica Emily Beecham, que protagonizó una de las películas más destacadas del festival, “Little Joe”. Beecham encarna Alice, una madre soltera que trabaja en una empresa que genera nuevas especies en plantas. Como una de las flores promete la felicidad, decide obsequiarla a su hijo adolescente. No obstante, este regalo afecta la relación entre ambos.

El sur coreano, Bong Joon-ho, se llevó la tan anhelada Palma de Oro con “Parasite”, debido al contenido de su trama audiovisual y su inventiva narrativa, fusionada con humor. Entre el cine policial y la ciencia ficción, el autor se habría ganado previamente la reverencia de la crítica por películas como “Memories of Murder'”, “The Host”, “Snowpiercer” y “Okja”.

En “Parasite”, el realizador sur coreano combina ambos géneros, con un ingrediente de sátira política, al poner en juego la guerra de clases sociales. Según el jurado y la crítica, Bong fusiona comedia grotesca, drama familiar y cine de acción para desarrollar, bajo una óptica distópica, la trama de la desigualdad social entre amos y esclavos, patrones y sirvientes a nivel mundial.

La cinta proyecta, a través de imágenes y la construcción de espacios arquitectónicos, la situación contrastante de dos familias; las primeras, que viven bajo suelo y, las otras, que gozan de privilegios en una mansión. Lo que llamó la atención del jurado de la edición 72 de Cannes fue la profundidad conceptual de la obra, sin perder la capacidad de entretener.

El Gran Premio del Jurado fue para la película franco-senegalesa ‘Atlantique’ de Mati Diops, que ofrece el retrato de migrantes subsaharianos que viajan a España, en busca de oportunidades.   El galardón a Mejor Director lo obtuvieron los hermanos Dardenne, tras haber ganado previamente dos Palmas de Oro por “Rosetta” y “El niño”. Esta vez, su triunfo volvió con “Le jeune Ahmed”. En la película se muestra el doloroso periplo de un joven belga que incursiona en el radicalismo islámico, al planear el asesinato de su profesor por motivos religiosos.

Asimismo “Les Miserables” de Ladj Ly y “Bacurau” del brasileño Kleber Mendonça Filho lograron notoriedad con el Premio del Jurado, por retratar la miseria social y económica de sus personajes.  “Portrait de la Jeune femme en feu” de Céline Sciamma se hizo merecedora de Mejor Guión, al poner en juego el amor prohibido de dos mujeres en la Bretaña del siglo XVIII.

Como Mejor cortometraje, “The Distance Between Us and the sky” de Vasilis Kekatos se llevó un merecido reconocimiento, al propiciar el encuentro fortuito de dos extraños en una estación de servicio.  La Cámara de Oro (Mejor ópera prima) fue para “Nuestras madres” de César Díaz, que redescubre la lucha de los familiares de desaparecidos en la Dictadura de Guatemala, a través de la búsqueda de su protagonista, Ernesto, un joven antropólogo de una fundación forense. Finalmente, la Mención especial del jurado fue destinada para “Monstruo Dios” de Agustina San Martín.

 

EtiquetasCine