Inician obras de restauración de mural de Alandia Pantoja

0
50
Creditos Foto: Ministerio de Culturas

Iniciaron oficialmente los trabajos de restauración del mural del artista boliviano Miguel Alandia Pantoja,  que se halla deteriorado y formaba parte del exteatro Hernán Siles Zuazo, ubicado en el excampamento minero de Milluni, en El Alto.

“La restauración de la obra que corresponde al muralista y revolucionario social cuyo sujeto histórico es el  minero, se  ejecuta en el marco de la conmemoración del Día Internacional  de  Monumentos y Sitios organizado por el MCyT, con el objetivo de promover la toma de conciencia con relación a la preservación y salvaguarda del patrimonio cultural”, informó Wilma Alanoca, ministra de Culturas y Turismo, en un comunicado.

El acto de inicio de obras se desarrolló en la puerta del templo del excampamento y contó con la presencia de Sergio Alandia, hijo del extinto pintor, el historiador Pachi Ascarrunz, artistas plásticos de la UMSA y la UPEA y los comunarios del lugar.

El mural en Milluni, fue protegido por los mineros por varios periodos gubernamentales contrarios al pensamiento de Alandia, luego de la masacre de 1965.

El hijo del extinto muralista, Sergio Alandia, a tiempo de agradecer a los pobladores del excampamento minero por proteger la obra de su padre, recordó que “el artista no sólo reflejó la lucha revolucionaria de los mineros en sus obras, sino que fue un actor de las luchas del pueblo  boliviano, especialmente en la revolución de 1959”.

En base a los 12 murales que pintó el artista Miguel Alandia Pantoja, que se hallan en La Paz, y que incluye su obra descubierta recientemente, el Ministerio propuso “la creación de la ruta turística y artística de los murales inspirados en la revolución de 1952 y cuyo personaje central e histórico es el trabajador minero”.

Alandia Pantoja que militó en el Partido Obrero Revolucionario (POR), fue signado por dos grandes momentos históricos: La Guerra del Chaco (1932-1935) y la Revolución Nacional (1952). En la Guerra del Chaco estuvo como prisionero de guerra un año.

Combatiente en las calles en las jornadas de abril de 1952, el muralista fue también uno de los impulsores  de la Central Obrera Boliviana (COB) y director de las tres primeras publicaciones del periódico de la COB que se denominó Rebelión.