Novak Djokovic, número uno

0
2

El serbio se convirtió en el primer tenista en ganar cuatro Masters consecutivos en la temporada 2015. El tenista sorprende y despierta pasiones encontradas. Una de las grandes virtudes del tenista de origen serbio fue haber sopesado los avatares de la guerra  en la ex Yugoslavia y, años después, los bombardeos de la Otan en territorios de su país, para consagrarse como el número uno del circuito internacional de tenis. Novak Djokovic, contó que se entrenaba en piscinas vacías y que cuando los aliados bombardeaban Belgrado, capital de Serbia, se escondía para no ser alcanzado por las bombas en los refugios construidos cerca. No era precisamente un escenario ideal para practicar su deporte favorito.

Hace dos años que Nole está inamovible del puesto número uno de la ATP; ha tenido el mérito de desplazar a dos grandes de este deporte, al español Rafael Nadal y el suizo Roger Federer. El número uno logró este año su quinto Masters que pone fin a una temporada impresionante.

El hecho de haber dejado atrás a Nadal y a Federer lo convierten, de hecho, en uno de los grandes del tenis. Antes de haber alcanzado el podio de los más grandes su presencia en los circuitos del tenis internacional, fue por lo general bastante polémica. Le gustaba ironizar a sus rivales imitándolos y haciendo poses de sus movimientos; llevándose la mano detrás de los pantalones cuando se producía como Nadal, pegando gritos extremos para parecerse a su amiga, la rusa Ana Sharapova, con golpes lentos pero muy precisos cuando lo hacía de Serna Williams y con movimientos finos para hacer el papel de Roger Federer. Sus actuaciones crearon un doble sentimiento en el público: quienes aprobaban y reían con el despliegue del serbio y quienes comenzaron a sentir aversión por él mientras crecía sin objeciones.

Este año el serbio tuvo dos rivales de peso que lo derrotaron pero sin haber afectado su posición en el ranking del tenis. En el último torneo celebrado el Londres, donde compiten los ocho mejor clasificados de cada temporada, cayó en la primera ronda ante Federer pero lo venció en la final. Aprovechando las debilidades del tercero de la ATP, allí donde suele sobresalir, en el servicio y el revés. Cayó derrotado en la final del emblemático Roland Garros, tras un extenuante partido, ante el también suizo Stalisnas Wawrinka.

Era la segunda final consecutiva del Masters entre Djokovic y Federer. El suizo de 34 años, aspiraba a ampliar su récord de triunfos en este torneo con una séptima corona y Djokovic, 28, a ser el primero en ganar cuatro consecutivos, cinco en total. En la gran final el título fue para el serbio de Belgrado.

Djokovic ha ganado en 2015 tres torneos del Grand Slam -Wimbledon, Abierto de Estados Unidos y de Australia-, que elevan a 10 su palmarés de grandes torneos. Además, fue finalista en el cuarto -Roland Garros- y logró seis torneos ATP 1000.