Sabja-Centellas, un título logrado con “alma, vida y corazón”

0
43
Creditos Foto: Los Tiempos

Lo que a un principio parecía una utopía terminó siendo una realidad. Así es, Yasmine Sabja y Valeria Centellas plasmaron su anhelo de conquistar el título mundial Open en la especialidad de dobles, en el certamen que tuvo lugar en la ciudad costarricense de San José.

Hacer evidente esa proeza no fue nada fácil, según relatan las raquebolistas, quienes concordaron en indicar que le pusieron “alma, vida y corazón” para hacer flamear la tricolor en la cúspide del podio, tras vencer en la final a las mexicanas Monserrat Mejía y Alexandra Herrera con un estrecho 2-1 (8-15, 15-14, 11-2).

“La verdad, no pensaba conquistar el título, más en llegar a semifinales, o bueno, con eso me bastaba, porque llegar hasta ahí ya es muy lejos. Sólo en mis más grandes sueños pensaba salir campeona mundial, era un sueño desde pequeña”, comentó Centellas, quien añadió un título “grande” a su palmarés, que está colmado de trofeos recolectados en la categoría junior, en el contexto internacional.

“Para todo deportista siempre es el sueño más anhelado ser la mejor del mundo. La verdad, el nivel en el torneo era muy alto, teníamos la meta de meternos entre las cuatro mejores. Era un sueño ganar este torneo y ahora es una realidad”, sostuvo por su parte Sabja, quien retornó triunfalmente luego de ocho años al ejercicio del ráquetbol. “Después de tanto sacrificio para poder volver a jugar, retornar a la selección y ganar un mundial es lo mejor que me puede estar pasando. Además que me autodemostré que todo es cuestión de querer algo con convicción, sin importar lo que pase en el camino”, añadió la raquetbolista valluna.

Sabja y Centellas se unieron para formar pareja de dobles accidentalmente. Fue hace seis meses, en los aprestos del equipo Bolivia con vistas a los Juegos Suramericanos 2018. “Empezamos a jugar desde las concentraciones para los Juegos Suramericanos, jugábamos para entrenar a la pareja (Jenny Daza, Angélica Barrios) que participó en ese evento internacional. Es así que decidimos formar oficialmente el equipo”, comentaron las campeonas mundiales ayer, antes de abordar una de las naves que las trae de regreso a Cochabamba.

El binomio cochabambino resaltó el hecho de “que pusieron el nombre del país en alto” sin el respaldo financiero de las autoridades del Estado, calificando la proeza como “meritoria por doble partida”.

“Demostramos que sí pudimos, que las autoridades se equivocaron al no confiar en nosotros. Lamentablemente fue muy duro venir. Las dos fuimos las que menos apoyo recibimos”, dijo Centellas.