La divulgación de información confidencial relativa al proceso de regulación del banco Fassil por parte del director de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), Reynaldo Yujra, puede generar menor confianza e incertidumbre en el consumidor financiero. Sin embargo, el ente regulador aseguró que el sistema financiero es seguro, sólido y confiable.

Las declaraciones de Yujra fueron emitidas el pasado 7 de julio en dos medios televisivos. El funcionario aseveró que dicha entidad financiera entró en un proceso de regulación y que fue multada por actos irregulares relacionados al encaje legal, además, hizo alusión a un posible proceso de intervención.

Según el economista Juan Pablo Suárez, este tipo de declaraciones generan efectos negativos en los ahorristas, porque merma la confianza no solamente en este banco, sino en todo el sistema financiero.

Suárez explica que la confianza es un elemento fundamental en la banca, puesto que los ahorristas depositan su dinero en base a confianza y la retiran en base a desconfianza. Según él, ya hay casos de personas que analizan retirar sus recursos.

El experto señala que la declaración de Yujra, desde el punto de vista técnico, es correcta, pero, al haberse realizado públicamente, puede ocasionar efectos negativos. Advirtió que esta situación representa un peligro para la economía, puesto que se corre el riesgo de debilitar el sistema financiero porque los bancos, las cooperativas y el Banco Central de Bolivia (BCB) funcionan de manera conjunta.

Por su parte, Juan Ricardo Mertens Olmos, presidente de directorio Santa Cruz FG Sociedad Controladora S.A., propietaria del banco Fassil, en una carta enviada al ministro de Economía, Marcelo Montenegro, afirmó que Yujra emitió de forma irresponsable declaraciones y apreciaciones divulgando información inherente al proceso de regularización del banco.

Mertens menciona que el director de la ASFI hizo alusión a “un posible proceso de intervención por el encaje legal e iliquidez de la entidad financiera, emitiendo de forma imprudente un juicio de valor sobre la situación financiera actual de Banco Fassil y paradójicamente recomendando a los inversionistas evaluar al riesgo, evaluar los indicadores antes de apostar por una entidad”.

Según el ejecutivo del banco, dichas declaraciones siembran incertidumbre, duda e inseguridad en el consumidor financiero, lo cual genera un daño irreparable en la imagen del banco. Agregó que esta información, por su sensibilidad, no debió ser divulgada.

Por su parte, el economista José Espinoza afirmó que las declaraciones de Yujra reflejan que el funcionario desconoce el sector y la normativa que lo rige. Indicó que la divulgación de información confidencial va en contra de la norma y de las funciones de un director de la ASFI.

Sin embargo, Espinoza afirmó que el público actuó de manera cautelosa y, en líneas generales, no se observa una salida de depósitos.

ASFI destaca solidez y estabilidad

En medio de la polémica genera por la divulgación de información confidencial del banco Fassil, la ASFI, a través de un comunicado, informó que el sistema financiero cuenta con adecuados niveles de solvencia y liquidez, por lo que es seguro, sólido, estable y confiable.

Por ese motivo, las entidades financieras pueden realizar sin restricción todas las operaciones, actividades y servicios financieros.

La ASFI indicó que las declaraciones de su director, Reynaldo Yujra, “no constituyen opiniones o juicios de valor sobre alguna entidad en particular, toda vez que las mismas fueron pronunciamientos en cuanto al cumplimiento de la legislación y normativa vigente”.