Agro cruceño pide apertura a los transgénicos con dos variedades de soya

0
46

Los productores agropecuarios de Santa Cruz emplazaron ayer al Gobierno a tomar la decisión política de abrir al país a la biotecnología (transgénicos) y le exhortaron a comenzar homologando dos eventos (variedades) de soya: la Intacta RR2 Pro (de alto rendimiento) y la HB4 (resistente a la sequía).

El ultimátum fue dado ayer en conferencia de prensa conjunta por representantes de la Cámara Agropecuaria de Pequeños Productores del Oriente (Cappo), la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) y la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos Productores Agropecuarios de las Cuatro Provincias del Norte de Santa Cruz.

La representante de esta última entidad, Daysi Choque, a tiempo de leer la resolución del bloque, explicó que las mencionadas variedades de soya genéticamente modificadas ya están aprobadas por prácticamente todos los países vecinos, por lo que no debería haber mayor discusión. En la actualidad, el único evento biotecnológico aprobado por el Gobierno, en 2005, es para el cultivo de soya (rr 40 – 3 – 2) que es resistente al herbicida glifosato.

En otro punto del pliego petitorio aparece el pedido de iniciar ensayos de forma inmediata, durante dos ciclos agrícolas de maíz genéticamente modificado, a fin de que la aprobación y socialización sean válidas para los llanos orientales y el chaco tarijeño.

El voto resolutivo exige también al Gobierno permitir a los productores el acceso a semilla genéticamente modificada para los cultivos de soya, maíz, algodón y caña, y que se tenga una respuesta en un plazo máximo de tres meses, a fin que los productores puedan ya hacer uso de estas semillas en la siembra de verano de la temporada 2019-2020.

Choque declaró también que la Constitución Política del Estado, en su artículo 409, y la Ley de la Revolución Productiva no prohíben el uso de transgénicos “siempre que se hagan evaluaciones y estudios a cargo del Comité Nacional de Bioseguridad”.

El presidente de la Anapo, Marcelo Pantoja, detalló que el departamento ha sufrido una “tremenda sequía” en la campaña de verano, entre octubre de 2018 y marzo de 2019, y se ha registrado la pérdida de al menos 350 mil hectáreas de soya equivalente a 150 millones de dólares.

“Este es el tercer año que nos golpea el clima y no tenemos tecnología. El precio, las condiciones climáticas y las plagas no se pueden controlar y necesitamos ayuda y creo que con la biotecnología podemos paliar este tema”, afirmó Pantoja.

Por su parte, el presidente de la Cappo, Isidoro Barrientos, expresó su preocupación porque las anteriores semanas se registró la pérdida de plantaciones en los municipios de Pailón, Cuatro Cañadas, San Julián y otros, por lo cual los productores tienen muchas deudas con las casas comerciales y otras entidades. Incluso algunos ya no pueden acceder a créditos.

RECLAMAN UREA A PRECIO JUSTO

El voto resolutivo de los productores planteado en conferencia de prensa, que se desarrolló en la ciudad de Santa Cruz, demandó también la masificación del uso de la urea boliviana a un “precio justo”.

Esto implica un precio de exportación a los mercados externos, como el de Brasil, más los impuestos que corresponden para evitar un “trato diferenciado” que afecta al sector productivo.

Los productores detallaron que actualmente en el mercado brasileño se comercializa la tonelada métrica de urea entre 280 y 300 dólares, mientras que en el país el costo aproximado es de 350.