Andean Valley compromiso de la quinua boliviana con el mundo

0
73

Javier Fernández Villalobos, CEO & presidente de Anden Valley Corporación transparenta un increíble orgullo boliviano. Su compañía es una de las pocas en América Latina que en los últimos años ha consolidado un posesionamiento de marca para el comercio de quinua con valor agregado. “Seguimos vendiendo quinua en grano porque tenemos compradores a granel, pero lo que verdaderamente queremos es llegar al mundo con productos acabados”, dice el empresario que acaba de participar de un simposio organizado por su corporación redondeando la característica de una presencia activa en el espacio de alimentos orgánicos. En este corto tiempo, Andean Valley ha logrado sinergias con representantes de varios países comprometidos en crecer el mercado.

La corporación realiza -siempre que puede-conferencias, simposios y encuentros buscando intercambiar experiencias entre los actores involucrados en la cadena. Andean Valley se encarga de cubrir una demanda de productos orgánicos que crece día que pasa a nivel mundial. Una tendencia que está ganando millones de adeptos. Además, en este caso, con un complemento nutritivo ideal. “La Quinua Real, subespecie que crece a más de 4.000 metros de altura en las márgenes de salares de Uyuni y Coipasa con nutrientes que generan salinidad, sulfato y por las radiaciones solares de los 20 mil kilómetros de este espejo blanco que lo hacen único en su género”, dice el empresario.

“Como tú sabes -explica- la quinua es un grano andino que crece en Perú, Ecuador, Colombia, Bolivia, el norte de Argentina y Chile, pero la Quinua Real solo se produce en el Altiplano Sur de Bolivia”. “Es un desafió haber posesionado el producto”, dice el CEO de la compañía. “Soy muy feliz con todo lo que hemos conseguido estos años. Disfrutamos mucho de lo que hacemos. Tener una marca boliviana que está presente en 25 países del mundo y con su propia marca comercializando una línea de alimentos saludables orgánicos en 11 países, te reconforta”.

Javier Fernández confiesa que se siente realizado. Los productos de exportación de Andean Valley aportan valor agregado a la demanda mundial. “Cuando decidimos hacer marca en el mercado Retail comenzamos a generar eco en nuestras audiencias. Hace 15 años vendíamos quinua a los comercializadores por el mundo para dejarlos a ellos hacer cosas; hoy nuestra marca le habla al consumidor. Estamos desarrollando una línea de productos diferenciados: hamburguesas  vegetarianas, pastas, pudines, líneas envasadas listas para comer: quinua al estilo tailandés, asiático, quinua con frutas, quinua con chia, ensalada de verduras con quinua. Para llegar a esto hemos invertido mucho en la planta en El Alto y en la tecnología que usamos”. El CEO de la compañía agrega una lista de productos acabados. No los menciona a todos, pero hablando con los encargados de la elaboración de los productos, ellos se encargan de incorporar una variedad de por lo menos 50 productos.

Son 25 países a los que Andean Valley exporta grano de quinua y 11 en los que ha logrado promocionar su propia producción con valor agregado. Desde Hong Kong pasando por España y los Estados Unidos. Esta tarde al simposio asisten campesinos de 18 comunidades que viven en el Altiplano Sur que proveen la exótica Quinua Real a la fábrica donde se encamina el proceso de acabado. Lucen sonrientes en una de las mesas dispuestas en el auditorio. Ellos también están orgullosos. Ni que decir de los deportistas y los gastrónomos que destacan la calidad nutritiva de la quinua en sus intervenciones. No hay mucho misterio. Diferentes fórmulas para un resultado parecido: su alto valor nutritivo. Todos parecen sentirse orgulloso mientras intervienen en sus exposiciones.

Javier Fernández ha conocido durante estos años un centenar de personas. Muchos de los que lo rodean dicen que es una satisfacción hacer estrategia de mercado con la Quinua Real. Javier opina lo mismo: “Conocer a toda esta gente y hacer posesionamiento de marca ha sido para nosotros muy importante”.

¿Cuánta gente está involucrada en la cadena de producción y de comercialización? Debemos ser fácilmente unas 2.000 personas o más entre obreros en planta, representantes por el mundo. La gente quiere más, demanda más.

¿Cuál es el mercado de mayor impacto? Vendemos hace 18 años a una empresa de los Estados Unidos, es un mercado muy querido, pero hoy en día estamos haciendo ferias en Europa y Asía. Tenemos clientes en Hong Kong, Malasia Singapur, Taiwán; tenemos socios en América latina, donde nos encanta vender nuestros productos a pesar de que la demanda no es tan grande. Aquí en la región el conocimiento de los alimentos orgánicos no es tan amplio como en otras partes.

 

 

“La quinua ha sobrepasado Bolivia; hace falta consolidar mercado, nuestro objetivo es vender productos con valor agregado” – Javier Fernández -.CEO & President Andean Valley Coporation

 

EtiquetasBolivia