Cuatro rubros del sector productivo decrecen y cinco se estancan en 2018

0
97
Creditos Foto: Los Tiempos

La recesión económica, el contrabando y los bajos precios son los factores que inciden en el decrecimiento de rubros productivos como el avícola, papero, bananero y de palmito en la gestión 2018. El efecto también se plasma en el estancamiento de sectores como el exportador, lechero, floricultor, porcinocultor y la pequeña industria.

Aunque el año 2018 presentó inconvenientes específicos, desde la limitada inversión pública hasta el exceso de lluvias, sectores como el agrícola, ganadero y construcción reportan leves porcentajes de crecimiento en relación al año pasado. En Cochabamba, particularmente, destaca la pujanza de rubros como la piscicultura y la apicultura.

El sector avícola estima cerrar el 2018 con un decrecimiento de aproximadamente un 6 por ciento en relación al 2017. Según el presidente de la Asociación Nacional de Avicultores (ANA), Ricardo Alandia, la desaceleración económica derivó en una reducción de la demanda de pollo, pues este año la producción alcanzará a 206 millones de pollos, mientras que el 2.017 llegó a 2.015 millones.

La situación también es preocupante para los productores de banano, palmito y papa. El presidente de la Cámara Agropecuaria de Cochabamba (CAC), Yasmani Medrano, indicó que los problemas ocasionados por la depreciación de la moneda argentina impactaron en los productores de banano y palmito, los cuales tuvieron que buscar mercados de exportación alternativos a Argentina.

El estancamiento es otro de los factores que resalta en los rubros productivos en la gestión 2017. El presidente de la Asociación Departamental de Porcicultores de Santa Cruz (Adepor), Javier Urenda, aseguró que este sector quedará estancado este año debido a la caída de los precios que deriva en limitadas inversiones.

Agregó que en 2017 los porcicultores, con 60.000 toneladas de carne, crecieron en un 20 por ciento en relación al 2016, sin embargo, dicho volumen se mantendrá en 2018, por lo que existe un estancamiento.

La situación de los productores de cerdo en Cochabamba es aún más complicada, puesto que, según Medrano, este rubro forma parte de los decrecientes. No obstante, la producción concentrada en Santa Cruz abarca el 80 por ciento del consumo nacional.

Medrano agregó que los productores de papa también reportan decrecimiento.

Por su parte, la presidenta de la Cámara Departamental de la Pequeña Industria y Artesanía Productiva de Cochabamba (Cadepia), Luz Mary Zelaya, aseguró que este sector no reporta crecimiento por segundo año consecutivo debido a la recesión económica, por lo que considera urgente fomentar campañas orientadas al consumo de productos nacionales.

Desde la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), el presidente, Wilfredo Rojo, aseguró que el 2018 no fue un año favorable por la baja rentabilidad en relación al 2017, como consecuencia de la caída de los precios internacionales y la volatilidad de los tipos cambio. Explicó que este efecto se acentúa en los sectores no tradicionales, los cuales sufren las consecuencias de no contar con nuevos mercados.

El máximo dirigente del sector exportador mencionó que el crecimiento en la gestión 2017 fue del 3 por ciento, cifra que se mantendrá en 2018, pese a que hay rubros exportadores que crecerán menos.

 

Este año la producción alcanzará a 206 millones de pollos, mientras que el 2017 llegó a 2.015 millones.

 

EL 2018 CRECEN LA AGRICULTURA, GANADERÍA Y CONSTRUCCIÓN

REDACCIÓN CENTRAL

Los sectores agrícola, ganadero y constructor reportan cifras superiores a las del año 2017, sin embargo, el crecimiento no es el esperado, por lo que instan a que el Gobierno implemente políticas enfocadas a dinamizar la producción nacional.

El presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Richard Paz, informó que la producción de soya cerrará el 2018 con un crecimiento del 8 por ciento en relación al 2017, puesto que espera alcanzar las 2,8 millones de toneladas de grano.

Por su parte, el vicepresidente de la Confederación de Ganaderos de Bolivia (Congabol), Abdón Nacif, aseguró que el crecimiento de este sector no pasará del 2 por ciento en relación al 2017, puesto que espera cerrar con 9,5 millones de cabezas. “El ganadero ha estado muy canto en el tema de inversiones y de estar creciendo porque el mercado interno está saturado”, dijo.

El sector constructor también cerrará el 2018 con un leve aumento. Según el presidente de la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco), Franklin Pérez, el crecimiento será “mucho menor que el año pasado”, cuando se superó el 5 por ciento. Además, aclaró que las cifras reflejadas en la construcción obedecen a las megaobras públicas que ejecutan firmas extranjeras.

Pérez dijo que las empresas nacionales, al no participar de las megaobras, se encuentran en una situación compleja, por lo que piden aumentar la inversión pública en los municipios.

 

LA INDUSTRIA NO VE FRENO AL INGRESO DE CONTRABANDO

REDACCIÓN CENTRAL

Un frasco de mermelada producida en Bolivia puede llegar a costar 20 bolivianos, pero un envase de similar tamaño fabricado en Argentina e introducido de manera ilegal al país puede costar entre 6 y 7 bolivianos. Con ese ejemplo, la presidenta de la Cámara Departamental de la Pequeña Industria y Artesanía Productiva de Cochabamba (Cadepia), Luz Mary Zelaya, explica el problema que genera el contrabando en la producción nacional.

“Lastimosamente es el contrabando que está matando a la industria nacional porque por los precios de los productos que llegan de contrabando, no podemos ser competitivos nosotros como industria”, afirmó.

Ante este panorama, Zelaya considera que el Gobierno debe realizar un mayor control al ingreso de productos de contrabando desde Argentina, lo cual no aporta al fortalecimiento de las pequeñas industrias nacionales. En criterio de la dirigente, la creación del Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando no genera un impacto positivo, puesto que el ingreso de productos de forma ilegal continúa.

El problema ocasionado por el contrabando también alcanza a los productores de papa, quienes se encuentran imposibilitados de competir con el ingreso ilegal de papa peruana, indicó el presidente de la Cámara Agropecuaria de Cochabamba (CAC), Yasmani Medrano.