“¿Economía? Es la política, estúpido”: cada vez pesa más en los mercados

0
23
Foto: EFE

Desde 2008, los acontecimientos políticos han disparado la volatilidad de las cotizaciones

Madrugón. Eso le habrá tocado hoy a muchos gestores españoles y europeos para conocer el resultado de las elecciones en EEUU y cómo empezaba a afectar a los mercados. Lógico, porque se trata de la mayor economía mundial. Lo que ya no resulta tan obvio era que estos mismos inversores institucionales siguieran desde sus televisiones una votación en el parlamento griego, como sucedió hace un año, o una rueda de prensa de un ministro español.

La frase ahora es al revés de la que se hizo popular en la campaña presidencial del otro Clinton, Bill. Del “es la economía, estúpido” hemos pasado ahora al “es la política, estúpido”.

En las crónicas de bolsa, se habla mucho más de política que en las últimas décadas. “Ahora muchas veces mueve más mercado de un candidato electoral que el de un banquero central, algo novedoso”, explicaban desde una gestora de fondos española.

También lo ve así Witold Bahrke, estratega macro de Nordea Asset Management: “Hemos visto una progresiva politización de los mercados. Y no se trata de algo coyuntural, sino estructural”, explica. Para ilustrarlo muestra este gráfico, en el que se aprecia cómo ha ido aumentando la correlación entre los eventos políticos y la volatilidad de los mercados.

Como se puede ver, la correlación negativa se ha disparado desde que empezó la crisis subprime. Hasta entonces, los los picos eran puntuales, pero desde entonces la correlación negativa se ha mantenido en una zona extrema de manera continuada.

Después del Brexit y las elecciones EEUU, se podría pensar que a partir de ahora se relaja el panorama político. Para nada. Los próximos meses seguirán siendo intensos en el terreno de las urnas, sobre todo en Europa. Como se refleja en este análisis de Schroders, el calendario político europeo viene cargado de incertidumbre.

En apenas un mes, con el referendum en Italia sobre la reforma del Senado, que podría acabar con la dimisión del primer ministro Renzi si su opción resulta derrotada. Seguirá el próximo marzo, con el referendum sobre la UE en Holanda. Apenas una semana después llegarán las elecciones de Francia y en la parte final del año los comicios en Alemania. Todo sucederá mientras las noticias sobre el Brexit seguirán apareciendo periódicamente en la actualidad europea.

Los gestores esperan que estos acontecimientos mantengan elevada la volatilidad en los mercados. Eso sí, no todos miran a estos riesgos con mala cara. Para aquellos con visión de largo plazo que buscan comprar acciones a bajos precios, incluso puede ser una bendición. “Ojalá caiga mucho con estos acontecimientos políticos”, confesaba este martes un gestor español. “Tenemos mucho dinero en liquidez y nos gustaría encontrar buenos precios para ponerla a trabajar”, añadía.

Muchos de ellos, recuerden, tienen la caja a tope esperando encontrar mejores valoraciones para comprar. Estos gestores creen que la política sí puede ser muy importante en el rabioso corto plazo, pero que no será tan determinante a largo plazo, cuando lo verdadera importante es encontrar buenos negocios que seguirán creciendo con el paso del tiempo. Para ellos, el dicho sería: ‘No ni la economía ni la política, estúpido, es el crecimientode los beneficios empresariales a largo plazo”.