Empresarios cruceños discrepan sobre deudas de agropecuarios

0
33

 

El presidente de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (Cadex), Wilfredo Rojo Parada, advirtió que los empresarios no se harán responsables por las futuras deudas impagas que los pequeños y medianos productores agropecuarios adquieran de los fondos de pensiones. “Es responsabilidad del Gobierno a quiénes entrega el dinero y no será responsabilidad de los empresarios”, señaló Rojo, en escueta declaración conocida ayer, miércoles, en la sede de Gobierno.

CAINCO

Entretanto, la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco) garantizó ayer la devolución del aporte de los trabajadores a la Administradoras de Fondo de Pensiones (APF), que por disposición del presidente Evo Morales irán al sector agropecuario en calidad de préstamo de 50 millones de dólares a ser devuelto en un plazo de 10 años.

 

DEVOLUCIÓN GARANTIZADA

El presidente de la Cainco, Jorge Arias, ofreció una conferencia de prensa en La Paz, donde envió un mensaje a los aportantes, trabajadores activos y jubilados, señalando que dentro la propuesta efectuada hace cuatro meses al Gobierno, “los ahorros están garantizados en un 100% y fue estructurada dentro la actividad más transparente y regulada que existe en Bolivia, que es el manejo del mercado de capitales”.

FINANCIAMIENTO

El lunes, el presidente Evo Morales anunció la creación de un fondo de $us 150 millones con recursos de los aportes de jubilación, para favorecer con créditos a los agroproductores.

El ministro de Economía, Luis Arce, explicó el martes que los empresarios cubrirán el 30 por ciento del riesgo de los pequeños y medianos proveedores y que el crédito que perciban aquellos será cubierto, en igual proporción, por el fondo de garantía vigente en la normativa de la Ley 393 de Servicio Financieros. Las empresas efectuarán retenciones de las cuotas de repago de las deudas que asuman sus proveedores cuando estos entreguen su producción. Serán las firmas las que abonen los recursos al fondo productivo a nombre de los prestatarios, explicó el ministro de Economía.

CRÉDITO CONTROLADO

“El crédito va a ser controlado y auditado permanentemente por la ASFI y las AFP. Este esquema de ninguna manera responde a criterios antojadizos, arbitrarios o discrecionales y las principales razones para tener seguridad de lo que estoy mencionando es que los desembolsos de ninguna manera van a ser arbitrarios, ya que es responsabilidad de los prestatarios efectuar la selección y calificación de las empresas agroindustriales y hacer el monitoreo y seguimiento de las propuestas a los productores que quieren optar por esos fondos”, manifestó Arias.

Agregó que “las empresas que trabajan hacen 30 años saben que solamente se financia hasta el 50% de las necesidades y el otro 50% será puesto por el prestatario que quiera tener los créditos”.

CONTROL

Negó que se esté improvisando el control de los préstamos por parte que no tiene administración crediticia, porque las agroindustriales manejan este tipo de financiamiento y tienen departamentos crediticios constituidos para tal fin, que permiten llegar con profesionales capacitados hasta los campos y ver la evolución de los créditos.

Aclaró que los créditos no son desembolsados en un ciento por ciento de una vez, sino que todos los créditos son desembolsos graduales, en la medida que se va utilizando en porcentajes determinados en todo el proceso de siembra y cosecha.

DESEMBOLSO GRADUAL

“En ningún momento el 50% será desembolsado de una sola vez, sino serán desembolsos graduados y controlados en la medida que las labores agrícolas se van desarrollando. Estos créditos están dirigidos a la PYMES y a los pequeños productores, porque de acuerdo a la ley hasta un 5% de los fondos pueden ir a estos sectores para tener rentabilidad para poder ser pagados”, manifestó el presidente de la Cainco, Jorge Arias.

Explicó que cuando un jubilado cobra su renta, el 40% corresponde a sus ahorros de las AFPs y el 60% a la rentabilidad del Fondo, por eso la ley autoriza invertir para maximizar la rentabilidad y de hecho en este momento, los actuales fondos están un 50% en la banca y el 30% en el Tesoro General del Estado y el crédito agropecuario constituye apenas el 1% de los fondos totales, aclaró.

Precisó también que a parte de la agroindustria que será la controladora y el agente de retención de estos fondos, también tiene la responsabilidad de garantizar en forma real hasta un 30% de los desembolsos que ella quiere intermediar, el otro 30% está respaldado por los fondos de garantía del sistema financiero y el restante 40% están garantizados por el rendimiento de los 50 millones de dólares previsto en el programa, explicó el titular de la Cainco.

RENTABILIDAD PRESENTE

Aclaró que los actuales aportes en las APF tienen una rentabilidad de, aproximadamente, del 4% y el programa crediticio para el sector agropecuario, con todas las garantías ofrecidas permite ofrecer un pago del 7 y 9%. “Eso es saludable para la economía, además que el destino del dinero está dirigido a la seguridad alimentaria y al efecto multiplicador de los procesos productivos”, indicó.

El empresario descartó niveles de riesgo y no devolución, porque la actividad agrícola, encadenada a la agroindustria, tiene riesgos controlables y una volatibilidad mucho menor, lo que constituye en un sector con menos riesgo, porque tiene un mercado cautivo, un precio determinado y controlado por todos los productos que se cotizan en bolsa, (commodities).