Evo Morales admite ‘problemas estructurales’ en BoA

0
50

El presidente Evo Morales habló de “problemas estructurales” que están afectando a Boliviana de Aviación (BoA), la empresa estatal bandera en el tema de aviación nacional.

Morales reveló que este tema les genera una gran preocupación que incluso ha motivado diversas reuniones con gerencia de esta firma a quienes se ha instado a resolverlos de manera urgente. Dentro de los incovenientes se han tenido problemas eléctricos y en tren de aterrizaje en algunos vuelos no solo nacionales, sino también internacionales.

La semana pasada, el gerente general BoA, Ronald Casso, informó que se han registrado 40 incidentes en más de 250.000 vuelos realizados desde el inicio de sus operaciones, el 30 de marzo de 2009.

Los últimos problemas que ha presentado en cuestión a aeronaves fueron tocados por Evo Morales, este martes en conferencia de prensa, en el que el mandatario hizo saber que el tema de pilotos es también otro punto a tratar pues, aunque “no se los cuestiona”, estos “se forman, se preparan, pero ante una mejor ofera de alguna aerolínea extranjera que pagan el doble que pagamos, se van”.

Sobre los contratos de leasing (alquiler de aviones) reconoció que hay aparatos que ya están “avanzados” (antiguos) por lo que se ha visto el tema de cambiarlos para tener aeronaves más modernas y mejor equipadas.

“A nombre de la empresa estatal pido disculpas, tenemos que superar estos problemas, la gerencia, el personal administrativo deben asumir la responsabilidad de resolver rápidamente. Se han presentado varios problemas, no solo a nivel nacional sino internacional, eso preocupa a todos”, dijo Morales.

Problemas en BoA

Los últimos incidentes fueron reportados entre el jueves y viernes con problemas que presentaron aviones de BoA, uno de ellos registró un percance en el tren de aterrizaje cuando se aprestaba a aterrizar en El Alto y otro con fallas eléctricas cuando carreteaba en el aeropuerto de Miami, EEUU.

¿Qué es un contrato de leasing?

Es un acuerdo para el alquiler de un avión entre dos compañias aéreas; en el cual una compañia aérea (el arrendador) suministra un avión con tripulación, mantenimiento y seguro a otra compañia aérea (el arrendatario), que paga por las horas que vuela.

El arrendatario se hace cargo del combustible, de las tasas aeroportuarias y, en general, de cualquier otro cargo variable.