Persiste riesgo en San Alberto por escasa atención tras derrame

0
29

Pese a la existencia de un acta de compromiso, los trabajos de limpieza y recojo de material contaminado con hidrocarburos a raíz de la ruptura de un ducto perteneciente al pozo SAL-X12 del campo San Alberto (Tarija) no fueron suficientes debido al escaso personal que destinó Petrobras Bolivia S.A., por lo que el riesgo generado por la contaminación continúa.

Según Rodolfo Fernández, dirigente de la comunidad San Alberto, que fue directamente afectada por la contaminación del agua, vegetación y suelo, el pasado martes un grupo de autoridades comunales y municipales realizó una segunda inspección en la zona afecta y detectó el incumplimiento al acuerdo de limpieza y acordonamiento del lugar.

“Hay restos de hidrocarburos en el suelo, porque del ducto ha salido primero a la tierra y ha ido unos 500 metros y recién ha llegado a un cauce de agua; toda esa parte de tierra no ha sido levantado en lo absoluto, ahora todavía se puede ver ese líquido”, informó el dirigente a tiempo de mencionar la necesidad de contratar un mayor número de personas y maquinaria para la inmediata limpieza de la zona contaminada.

Fernández dijo que los funcionarios de Petrobras Bolivia S.A., en la reunión sostenida el martes, indicaron que esta empresa cumple con su plan de contingencia y que a la fecha realizó muestreos de la calidad del agua, verificando que los valores están dentro de los parámetros que permite la norma. Sin embargo, aseguró que existen reses que bebieron el agua contaminada y ahora presentan síntomas de diarrea.

La mortandad de peces e insectos es otra de las preocupaciones de la comunidad, que pide atención del Gobierno.

 

EL MUNICIPIO ANALIZA EL AGUA POR SU PARTE

Según El País, un grupo de técnicos del municipio de Caraparí y de la Gobernación de Tarija realizaron la toma de muestras del acuífero afectado por la ruptura del ducto que contaminó con hidrocarburos a la comunidad San Alberto, próxima al campo gasífero San Alberto.

La finalidad es tener información propia respecto al grado de contaminación que, según la concejala de dicho municipio, Claudia Saldívar, es evidente y puede masificarse en caso de registrarse una lluvia, poniendo en riesgo la salud de las personas.

El Ministerio de Medio Ambiente y YPFB se comprometieron a ayudar con personal, pero a la fecha no se cumplió el convenio.