Analistas afirman que colchón financiero no es de libre uso

0
14
Foto: La Razón

En caso de que se profundizara la crisis por la caída de ingresos, analistas afirman que los únicos recursos  a los que podría apelar el Gobierno son una parte de las Reservas Internacionales Netas (RIN) y los del Fondo de Requerimiento de Activos Líquidos  (RAL).

El pasado 16 de septiembre, el ministro de Economía, Luis Arce Catacora, sostuvo que el país cuenta con un “colchón financiero” que suma en total 14.472 millones de dólares y que equivale al 41% del PIB para enfrentar cualquier problema del sector externo que pudiera presentarse.

Este respaldo está compuesto, según Arce, por las RIN, el Fondo de Requerimiento de Activos Líquidos, el Fondo para la Revolución Industrial Productiva (FINPRO) y los Fondos  de Protección  al Ahorrista y al Asegurado.

Además de estos recursos, se cuenta con  13.575 millones de dólares de inversiones de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) y 21.707 millones de dólares de los depósitos del sistema financiero, dijo.

El Fondo RAL es un fondo de inversión cerrado, constituido únicamente por los recursos aportados por las entidades financieras mediante el encaje legal en títulos-valores, explicó.

Arce  aclaró que Bolivia es aún uno de los países más fuertes con 11.300 millones de dólares en RIN,  a pesar de la reducción del 13% registrada este año.

El analista Armando Álvarez, afirmó que  los recursos de mayor disponibilidad, en caso de una crisis, son  las RIN,  que están compuestas por fondos  líquidos, además de inversiones de diverso plazo, pero fácilmente convertibles en efectivo.

“La conversión de estas inversiones a efectivo es un proceso que puede tomar algún tiempo, pero no demasiado, un plazo de semanas o meses a lo mucho”, remarcó el especialista.

En segundo lugar, se podría recurrir  al Fondo RAL que, sin embargo, presenta ciertas limitaciones ya que  está compuesto por recursos del sistema financiero nacional.

“En  caso de que el país se encuentre en una situación de crisis, el sistema bancario puede usar esos recursos para mantener la economía a flote”, agregó.

El analista  Alberto Bonadona sostuvo  que si bien la disponibilidad de los recursos en algunos casos es inmediata, éstos sólo deberían ser utilizados en caso de un desastre nacional o de una crisis generalizada.

“En el caso de los fondos líquidos, su disponibilidad es casi inmediata, pero sólo deben ser utilizados como último recurso e idealmente de manera muy mesurada”, argumentó.

Los expertos señalan que los depósitos del público en el sistema financiero  son de carácter privado.

Los fondos de pensiones están compuestos por los aportes para la jubilación de los trabajadores y también son de naturaleza privada, explicaron.