FMI baja previsión de crecimiento a 4,3%

0
18

El Fondo Monetario Internacional (FMI) bajó ayer la previsión de crecimiento económico para Bolivia a 4,3 por ciento en 2015; es decir, 0,6 puntos menos que el 4,9 por ciento anticipado en su informe en enero pasado.

En febrero de este año, el Gobierno ya bajó su previsión de crecimiento de la economía de 5,9 a 5 por ciento.

Por su parte, la Comisión Económica Para América Latina (Cepal) estimó para Bolivia un crecimiento de 5 por ciento, menor al 5,5 anunciado en diciembre de 2014.

En su informe de Perspectivas Económicas Globales (WEO por sus siglas en inglés), publicado ayer en vísperas de su reunión de primavera, el Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló que “las caídas en los mercados de materias primas seguirán siendo uno de los mayores lastres de la actividad económica en Sudamérica, a pesar de que un petróleo más barato y la recuperación estadounidense dan impulso a otras economías de la región”.

A nivel regional, el FMI volvió a rebajar sus previsiones de enero y señaló que prevé que el parco crecimiento de Latinoamérica en 2014 se desacelerará este año a un 0,9  por ciento, es decir cuatro décimas menos de lo previsto, aunque espera un ligero repunte hasta el 2 por ciento en 2016, lo que supone tres décimas menos que en su anterior cálculo.

Tras crecer un 2,9 por ciento en 2013 y un 1,3 por ciento en 2014, los pronósticos divulgados ayer son una mala noticia para Latinoamérica, que sigue sin generar riqueza a la altura de su potencial, especialmente por los malos datos en Brasil y Venezuela, dice el FMI.

La rebaja de esta actualización se debe especialmente a que Brasil, la mayor economía latinoamericana, registrará una contracción del 1 por ciento al cierre de este año y se espera un crecimiento de sólo un 1 por ciento el año próximo.

El FMI pronostica en este informe una de las correcciones a la baja más pronunciadas para Brasil, pues considera que no está abordando “desafíos de competitividad” y se enfrenta al riesgo de tener que racionar la electricidad o el agua.

“Las medidas (de ajuste fiscal) tomadas son las adecuadas, pero Brasil tiene problemas que van más allá de lo macroeconómico. Tiene un problema de corrupción que conocemos y esperemos que sea solucionado”, afirmó Olivier Blanchard, economista jefe del FMI en una rueda de prensa en la sede del organismo.

Por otra parte, las previsiones para México han sufrido una leve corrección a la baja de 0,2 puntos porcentuales tanto este año como el próximo. El FMI espera que crezca un 3 por ciento en 2015 y un 3,3 por ciento en 2016.

De las grandes economías del subcontinente, Venezuela será la que sufrirá la mayor contracción este año (un 7 por ciento), debido al fuerte desplome de los precios de los hidrocarburos.

Argentina es el otro país que prevé un crecimiento negativo en 2015 (-1 por ciento), pero el FMI señaló que un mayor gasto público y privado compensará parcialmente la caída en inversión y exportaciones.

Por otra parte, el informe  señala que, después de Bolivia con 4,3 por ciento, las economías que crecerán con fuerza en Sudamérica, son Paraguay con 4 por ciento, Perú con un 3,8 por ciento y Colombia con 3,4 por ciento.

Arce estima 5% a marzo

El ministro de Economía, Luis Arce, dijo ayer que el Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia mantiene un ritmo de crecimiento sostenido, pese a un clima internacional adverso que desaceleró las economías de América Latina, reportó ABI.

Aunque pidió esperar datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) para saber la expansión económica del país, indicó que fue de al menos 5 por ciento al primer trimestre de este año.

“Lo que quiere decir que la economía boliviana no está sintiendo tan gravemente el efecto de la crisis internacional, como estaba previsto por nosotros”, subrayó.

Aseveró que el modelo aplicado por el Gobierno desde 2006 incentiva la demanda interna y la redistribución de los ingresos, que son los motores de la economía.