Negocios: US $ 1/2 trillón es poco?

0
1

La mayor subasta de la industria petrolífera global recibió apenas una oferta. Por qué el resultado es más favorable de lo que parece

A 183 kilómetros de las costas de Rio de Janeiro, en la zona conocida como la bacía PreSal de la Cuenca de Santos, se encuentra el mayor campo petrolero descubierto en el Brasil y el más grande encontrado en el mundo desde 2008. Este “tesoro” como ha pasado a ser conocido por los brasileños, con una capacidad de 12.000 millones de barriles de petróleo, fue subastado el pasado mes de octubre por un precio mínimo, pero suficiente para transferir poco más de 8.000 millones de dólares, unos 15.000 millones de R$ al Tesoro brasileño en los siguientes 30 días (monto que se convierte en un verdadero alivio para pagar la deuda pública del país) y dar el puntapié inicial a un proyecto que deberá rendir US $1/2 trillón a la unión en los próximos 35 años – dinero que esencialmente se destinará a la educación y salud como  lo destacó

la presidenta de Brasil Dilma Rousseff-. En las cuentas del Gobierno, que tomó como precio de referencia  para la subasta la cotización actual del barril de petróleo (alrededor de US $100), se encuentran los royalties, los excedentes de petróleo y los dividendos de las acciones de Petrobras. Para las personas que consideraron la subasta un fracaso, solo un dato interesante: US $1/2 trillón es equivalente al PIB de la Argentina.

Cuando los gigantes del sector como las norteamericanas Exxon Mobil y Chevron y las compañías  británicas BP  e BG, comenzaron a desistir para hacer propuestas para el campo brasileño, el apetito de las estatales chinas -que participaron de la subasta- fue interpretado por algunos analistas más como una estrategia geopolítica de asegurar reservas que como una oportunidad de lucrar con la exploración. Pero  el ingreso de la anglo-holandesa Shell y de la francesa Total, compañías con amplia experiencia en la extracción de petróleo en aguas profundas, en el consorcio vencedor, simbolizó el respaldo que el

Gobierno brasileño estaba buscando. “Esta es una situación de ganar o ganar porque el retorno será alto  para las empresas y una buena torta se quedará en Brasil”, explicó el experto en petróleo Manouchehr Takin, del Centre for Global Energy Studies, de Londres. Ya para el brasileño Pedro Zalán, geólogo y consultor independiente, “la composición del consorcio vencedor es una garantía de que la producción  será desarrollada con la tecnología más moderna”.

El consorcio ganador quedó fi nalmente conformado por las petroleras Shell (anglo-holandesa), Total  (francesa),  Cnpc y Cnooc (estatales chinas) y Petrobras. De los 70% concedidos al consorcio, el 20% pertenecen a Shell y el 20% a Total. Cnpc y Cnooc tienen un 10 % cada una, así como Petrobras, que ya tenía un 30% garantizado. Las estatales del petróleo chinas Cnooc y Cnpc, que normalmente invierten en activos ya en producción, se quedaron con el 20% del total. Esta es la primera vez que colocan dinero en el mercado brasileño. El presidente de Cnooc, Li Fanrong, explicó lo que lo motivo entrar al consorcio:  “La  participación en el proyecto Libra es el reflejo de nuestra confianza en la economía brasileña”, dijo el  titular de la compañía china. Como el conocimiento de China en el área del petróleo es restricto en ambientes terrestres y aguas rasas, muchos creen que la experiencia en el PreSal brasileño ayudará al país en la exploración de bloques en África donde ya tiene participación importante. Los especialistas son unánimes en afirrmar que ese la subasta no era un juego al que podían prestarse cualquier empresa. Una empresa dispuesta a participar de la subasta debería desembolsar US $700 millones a la firma del contrato. Se calcula que el retorno no deberá ocurrir en por lo menos los siguientes seis años. La propia Petrobras, única operadora de todos los campos PreSal de acuerdo con la legislación brasileña, tiene una capacidad de inversión limitada. Este año su producción y su valor de mercado cayeron, en cuanto su deuda subió. Petrobras es la compañía de capital abierta más endeudada del mundo.

La subasta de Libra, fue acompañado por protestas en ciudades brasileñas. Los manifestantes reclamaron porque la presidenta Rousseff  ha roto una promesa cuando declaró que no privatizaría “Petrobras ni el PreSal”. Pero según  los expertos la subasta no se parece en nada a una privatización ya que

Petrobras controla el consorcio. Atraer gigantes extranjeros es fundamental para el crecimiento de la economía, no sólo por los recursos que ingresarán al país, sino por la experiencia de los grupos internacionales. Con el inició de la exploración del PreSal, el Brasil se encamina para convertirse en uno de los mayores productores y exploradores de petróleo y derivados del mundo.

La subasta de Libra en números

3 trillones de reales (1/2 trillón de dólares) es lo que el Estado brasileño piensa recibir durante la exploración del campo Libra en los próximos 35 años. 41.65% del petróleo producido será entregado al Gobierno brasileño

15 billones de reales (unos 7.5 billones de dólares) es el valor de bonos

270 billones en royalties serán generados por Libra

De 8 a 12 billones de barriles de petróleo es el volumen estimado de reservas

1.4 millones de barriles de petróleo/día es el pico de la producción de Libra estimado entre 10 y 15 años