Por 2 vías inconclusas, ABC firmó contratos por Bs 2.725 millones

0
13

En nueve años, el Gobierno  firmó cuatro contratos  por 2.725,8 millones de bolivianos por las carreteras Santa Bárbara-Caranavi-Quiquibey  y  la doble vía Huarina-Tiquina, que siguen inconclusas. La construcción de las dos rutas -que estaba a cargo de la empresa Royal- está detenida, ya que la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC)  disolvió ambos contratos por segunda vez.

Ambos proyectos eran ejecutados desde 2016 por la empresa  Royal SRL. Esta constructora  reemplazó a las primeras  contratistas, las firmas argentinas ArBol  y Electroingeniería.

La ABC anunció  un comunicado oficial sobre la situación en la que quedan ambas carreteras, pero hasta el momento no lo emitió. El jueves 2 de mayo se posesionó al exministro de obras Públicas Vladimir Sánchez como nuevo director de la institución.

El senador Yerko Núñez denunció falta de planificación para el  financiamiento de los proyectos. “Para la carretera al norte de La Paz se echó mano a los recursos de la doble al lago. Hay un video que lo prueba”, dijo.

Contratos para vía yungueña

El primer contrato data del 19 de enero de 2010, cuando el presidente  Morales y la Asociación Accidental Argentino-Boliviana, ArBol, pactaron el diseño y construcción de la  carretera Santa Bárbara-Caranavi-Quiquibey. El proyecto -que une La Paz, Beni y Pando- es parte del  Corredor Amazónico que  conecta  Bolivia y Brasil. El contrato, modalidad llave en mano,  tenía un costo  de 257,2 millones de   dólares, (1.790,4 millones de bolivianos).

Ante varios problemas y retrasos durante el 2013 y 2014 las obras fueron paralizadas y se anunció la rescisión del contrato. Esa intención fue concretada el 2015, por lo que la construcción fue detenida.

“Ya la primera vez que hubo la anulación del contrato las obras han quedado abandonadas. No hubo informe sobre lo que había hecho ArBol ni  sobre lo que faltaba por hacer. Se ha tardado un año en contratar a una nueva empresa. Nos preocupa que eso vuelva a pasar”, dijo el secretario ejecutivo de la Federación Regional de Transportes Yungas,     Edson Valdez.

El segundo contrato para la vía al norte paceño fue firmado en  2016 con la empresa nacional Royal SRL por  68,3 millones de dólares, cifra que  bordea los 475,4 millones de bolivianos.

Adjudicaciones para ruta lacuste

Para  la construcción de  la doble vía Huarina-Tiquina, en 2014 se firmó un contrato con  la  argentina Electroingeniería. Esta empresa  es accionista mayoritaria de ArBol, que ya presentaba problemas  en  la carretera en los Yungas; pero aún así se adjudicó la vía por   250,8 millones de bolivianos.

Debido a  falencias en el avance en la carretera al lago, el 21 el junio de 2016  ese contrato fue disuelto y cuatro meses después se firmó el cuarto contrato. Con este se hizo la transferencia de la obra a la empresa Royal  por   209,2 millones de bolivianos.  Ambas construcciones hoy están otra vez paralizadas.

2010 En enero el presidente  Evo Morales y la Asociación Accidental  ArBol firmaron el contrato  de construcción para la  carretera Santa Bárbara-Caranavi -Quiquibey. El 85% del consorcio pertenecía a la empresa argentina Electroingeniería. El  monto de la obra era de 257 millones  dólares y el plazo de construcción era hasta  2014.

2013 Centenares de trabajadores y decenas de empresas subcontratadas denunciaron falta de pago y despidos injustificados. Los obreros pararon las obras y aunque hubo un acuerdo el conflicto se reanudó en 2014.

2014 Pese a los problemas en  la carretera a Caranavi,  la ABC  adjudicó la obra vial  Huarina-Tiquina  a la empresa argentina Electroingeniería. La obra  de modalidad llave en mano tiene un costo de  250,8 millones de bolivianos. El plazo inicial de entrega del proyecto era mayo de 2017.

2015 En agosto, ante  el incumplimiento en los trabajos,  el Ministerio de Obras Públicas rescindió  el contrato de la carretera Santa Barbara-Carnavi-Quiquibey con ArBol.

2016 En mayo, la ABC  adjudicó la obra inconclusa a la empresa Royal  con un  financiamiento de  68,3 millones de  dólares. La  entrega de la obra fue retrasada a   febrero de 2018. Un mes después  el Gobierno decidió también rescindir el contrato con Electroingeniería, que en  ese momento aún construía la doble vía Huarina-Tiquina, y transfiere  la obra también a la boliviana Royal.

2018 Aunque se esperaba que la nu