Presupuesto de salarios para las estatales crece en 175,8%

0
24

EL CÁLCULO PARA SIETE AÑOS INCLUYE LA PROYECCIÓN DEL PGE 2015

Los recursos para los haberes de los empleados de estas compañías, en 2009, era de Bs 1.008 millones y subirá a Bs 2.781 millones el próximo año.

El presupuesto asignado para sueldos y salarios de las empresas públicas se incrementará  en 175,8% en siete años hasta 2015. El gasto para las firmas estatales se constituye en el tercer grupo que demanda mayores recursos del Estado.

De acuerdo con los datos del proyecto de Presupuesto General del Estado (PGE) 2015, que fue remitido a la Cámara de Diputados para el próximo año, se programaron 2.781 millones de bolivianos para estas empresas.
En 2009, su presupuesto sólo era de 1.008 millones de bolivianos y este año se había incrementado a 2.245 millones de bolivianos, tomando en cuenta la nacionalización y creación de nuevas compañías estatales. 

Según el PGE 2015,  los recursos  consolidados para sueldos y salarios crecerán de 8.091 millones de bolivianos, en 2006, a 31.951 millones de bolivianos,  el siguiente año (ver cuadro).
Los que más crecen
Si se analiza la evolución del gasto en sueldos y salarios desde 2006,  entre los  sectores que más crecen hasta 2015 se encuentran las instituciones de  seguridad social, con un 283% en diez años;  magisterio y salud, con  201%, y   le siguen las empresas públicas con 175,8%, aunque este último segmento se calcula desde 2009. En el cuarto grupo están las gobernaciones (122%), la Policía (117,8%), las universidades (115,8%), municipios y otros.
El ministro de Economía, Luis Arce, explicó, durante la presentación del PGE 2015, que  el aumento del gasto en salarios,  de 27.921 millones de bolivianos  este año a 31.950 millones de bolivianos en el Presupuesto 2015, se da sobre todo por el   magisterio y salud. 
“Tiene que ver con el crecimiento del magisterio y el sector salud. Todos los años incrementamos los salarios y fueron de 3.203 millones de bolivianos en 2005 a 11.109 millones de bolivianos en 2015. Ahora hay cada vez  más maestros y cada año vamos aumentando  cerca de 4.000 ítems. Más de 1.000 ítems de médicos para salud y los incrementos salariales”, precisó.

Según un informe del Ministerio de Economía, en 2005, en el sector público había 68.610 funcionarios, pero hasta  2013  crecieron a  125.281 empleados. 
En los ministerios hubo un incremento  de 8.813 a 13.000 funcionarios en el periodo de análisis, mientras que en las empresas públicas la plantilla subió de 2.934 a 15.000.

La segunda institución que creció más en funcionarios   fue el Órgano Electoral, que antes tenía  578  y hasta 2013 llegó a 952. En tercer lugar se ubican las gobernaciones, que  cuando eran prefecturas contaban con 2.593 empleados y ahora son   7.315. 
El ministro Arce también destacó  que las empresas públicas financiarán el 47% de los 221.181  millones de bolivianos del presupuesto consolidado, mientras que  el Gobierno nacional aportará  un 37,3% mediante la recaudación tributaria y otros ingresos.
Se calcula que  las empresas estatales generarán el próximo año    104.932 millones de bolivianos y su gasto sólo  será de  90.806 millones, mientras que la Administración Central contribuirá con 82.418 millones de bolivianos y tendrá un gasto de 53.045 millones de bolivianos.
Este año  la economía crecerá   en  5,7% y  para 2015 se prevé un 5,9%, con un  producto interno bruto que alcanzará los 36.196 millones de dólares.
La inversión  pública crecerá a 6.179 millones de dólares, un 37% más que este año. 

Las empresas públicas deben tener capacidad de gestión

Las empresas estatales deben tener capacidad administrativa para ejecutar el presupuesto asignado  y no sólo  quedarse en un pequeño porcentaje, consideró ayer el expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB)  Juan Antonio Morales.
“En la visión de los proyectistas del PGE, las altas inversiones públicas desencadenarían  un efecto multiplicador positivo sobre el gasto del sector privado y sobre la economía en su conjunto. Esta apuesta se puede verificar si se cumplen algunas condiciones, por ejemplo, que  el sector público tenga la capacidad administrativa para ejecutar el presupuesto  y no se quede, como habitualmente lo hace, en sólo un pequeño porcentaje”, precisó.
Recomendó que el gasto no se filtre  a las importaciones, lo que es “muy posible” que suceda con la actual política cambiaria.
Según Morales,  la experiencia internacional muestra que  para que las inversiones públicas sean dinamizadoras,  no basta que globalmente sean grandes, sino que también deben facilitar la ejecución de las inversiones privadas. 
“Más importante aún: cada proyecto debería estar sometido a una evaluación rigurosa de su rentabilidad social, lo que no parece haberse hecho”, afirmó.
La ejecución
Las empresas públicas tenían, en promedio, una ejecución presupuestaria del 50%  hasta el pasado 17 de noviembre. En sus cuentas  había  47.402 millones de bolivianos sin gastar, según datos  del Sistema Integrado de Gestión y Modernización Administrativa (SIGMA), dependiente del Ministerio d