Tabla desactualizada calcula pagos a jubilados hasta los 110 años

0
21
Foto: IBCE
La tabla vigente para el  cálculo de  pensiones prevé una expectativa de vida de hasta  110 años para algunos jubilados, dependiendo de la edad de sus derechohabientes. En 2011, la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros  (APS) adjudicó la labor de  actualización de esa tabla por un monto de  630 mil bolivianos; sin embargo, hasta el momento ni las AFP ni aseguradoras conocen los resultados de esa consultoría.
La actual expectativa de vida en Bolivia es de  hasta 86 años, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Pero, en cumplimiento a  la resolución administrativa  SPVS-P 132/2003  el cálculo de vida para la jubilación se hace basado en una tabla  que llega hasta los  110,9 años. Las AFP dicen que sólo acatan la norma.
En el sistema de pensiones, las Tablas de Mortalidad establecen la expectativa  de vida de los aportantes con el objetivo de calcular  el  tiempo que deben durar  los fondos ahorrados  para mantener una pensión mensual vitalicia.  Esas tablas  deben ser actualizadas cada cierto tiempo, considerando nuevos datos demográficos que, por lo general, tienden a un aumento de  la longevidad.
En países vecinos las tablas se actualizan periódicamente. En Chile, por ejemplo, cada cinco años (su última modificación fue en 2016).  Después de años de utilizar  la tabla chilena,  Perú presentó la suya en 2015. En Bolivia, la tabla de vida para pensiones  vigente data de los años 90. Por norma, la responsabilidad de su elaboración y actualización recae en la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros.
“Las AFP  somos sólo operadores de la norma. Utilizamos unas tablas de vida proporcionadas por el ente  regulador (APS). Éstas nos fueron  dadas al inicio del sistema de pensiones, en el año 1997. El dato sobre cuándo fueron elaboradas es algo  que debe responder  el regulador”, explicaron desde la AFP Previsión.
Desde entonces no hubo ninguna actualización o modificación de las tablas de mortalidad en Bolivia,  aunque en más de una oportunidad la AFP manifestó que ya cuenta con una cantidad de jubilados  suficientemente grande  que precisa nuevos parámetros. “Hay que reconocer que el sistema es bastante joven, recién cumplió 20 años, y jubila a partir de  2002, pero aún así la cantidad de jubilados ya nos da para una revisión”, dijo el vocero de Previsión.
Esas  tablas de mortalidad no sólo se aplican para el sector  pensiones, sino también para el de  seguros. Debido a  la falta de estos instrumentos actualizados,  las aseguradoras  privadas recurren a parámetros internacionales.
“Las tablas de mortalidad nos  permiten definir o estimar la probabilidad  de vida o muerte de los asegurados. Las compañías de seguros de vida usan ese dato para calcular la indemnización”, explicó el  presidente de Asociación Boliviana de Aseguradoras (ABA), José Luis Camacho.
Ese sector trabaja con la tabla CS-80, elaborada hace más de 30  años. Para reaseguros muchas empresas usan  parámetros actualizados de otros países,  como Colombia o Estados Unidos.
Una licitación de Bs 630 mil
El 10 de diciembre de 2010, la Ley Nº 065 de Pensiones reglamentó -dentro el Régimen Contributivo y Semi-Contributivo- las prestaciones de Vejez, Solidarias de Vejez,  de Invalidez por Riesgo Común, por  Riesgo Profesional y Riesgo Laboral y las Pensiones por Muerte derivadas de éstas. La norma señala  que se debe aplicar una única tabla de mortalidad unisex para todos los asegurados al Sistema Integral de Pensiones (SIP) y una diferenciada para el sector  productivo minero metalúrgico y cooperativo.
En cumplimiento a esta ley,  el 2011 la APS lanzó dos convocatorias internacionales denominadas Tablas de Vida y Reservas en el Sistema Integral de Pensiones de Largo Plazo.
“Toda vez que las Tablas Bolivia 2000 de Asegurados fueron elaboradas hace más de diez años, y que son diferentes para hombres y mujeres, corresponde primeramente que las mismas sean validadas respetando las características de mortalidad y sobrevivencia de la población boliviana para su posterior ajuste, si corresponde, y la elaboración de una Tabla Única.  La Tabla Única del SIP será posteriormente ajustada para el sector minero con una reducción de cuatro años en la esperanza de vida”, dice esa convocatoria.
Según el Sicoes, la primera licitación data de octubre de 2011 y  fue declarada desierta un mes después. La segunda  fue publicada el 15 de noviembre y fue adjudicada  el 12 de diciembre a la empresa Towers Watson – Argentina SA.  El contrato por  630 mil bolivianos -financiados  por el TGN- fue  firmado el 29 de diciembre de 2011.
El documento base de contratación disponible en el Sicoes detalla que la empresa adjudicataria debía entregar cinco productos:  uno: Tabla de Vida Única (validada y ajustada si corre