CIA: No más filtraciones, please

0
6

Un memorándum interno de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. pide a sus empleados que guarden los secretos; irónicamente, el texto ha sido filtrado

ABC.- La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos ha lanzado una campaña interna para evitar que se produzcan nuevas filtraciones a la prensa desde sus propias filas. La comunidad de inteligencia estadounidense está en el punto de mira ante el riesgo de que salgan otros Snowden que, como el extécnico de la CIA y de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), difundan documentos “top secret”.

El director de la CIA, John Brennan, ha firmado un memorándum titulado “Honra el Juramento”, dirigido a los agentes y empleados de la agencia a los que recuerda que están obligados a mantener los secretos que manejan. Irónicamente, el memorándum mismo ha sidofiltrado a la agencia Associated Press, lo que muestra lo difícil que es preservar la confidencialidad en la era de la explosión de las comunicaciones. El escrito no tenía carácter de “clasificado”, pero estaba marcado como “solo uso oficial”, indicando que no debía ser solo de uso interno.

“Reforzar nuestra cultura corporativa de secretismo” es lo que se propone Brennan con esta iniciativa, según indica en su introducción. Entre otras cosas, pide un criterio más restrictivo a la hora de revisar, antes de su publicación, los textos de artículos y libros escritos por anteriores miembros de la CIA. Se trata de una revisión obligatoria a la que los autores deben someter los escritos que piensan difundir, con el fin de que no publiquen informaciones que conocieron cuando trabajaban en la CIA y siguen clasificadas.

Puertas al campo

Para Brennan, según AP, la orden de revisar la seguridad interna fue dada por el anterior director de la CIA, el general David Petraeus, después de “diversas filtraciones anónimas de alto perfil y publicaciones de anteriores altos cargos”. Curiosamente, sobre el propio Brennan existen sospechas de que pudo haber pasado a la prensa, cuando ocupaba el cargo de jefe antiterrorista de la Casa Blanca, información sobre el desbaratamiento de un atentado en Estados Unidos cuya filtración investiga el Departamento de Justicia. La Casa Blanca niega la implicación de Brennan.

Por otra parte, la facilidad con que hoy las redes cibernéticas ponen al alcance del teclado de cualquier empleado con especiales dotes informáticas gran cantidad de documentación, como han sido los casos de Edward Snowden y del soldado Bradley Manning, preocupa a la Administración Obama. Antes solo tenían acceso a los grandes secretos quienes estaban alto en el escalafón, pero ahora quienes están en la base de la organización pueden colarse por rendijas digitales.