Denuncian inminente intervención estatal al Grupo Clarín

0
2
Foto: datos 156

“Vamos por todo”, fue la frase que mejor ilustraría la denuncia del periodista Joaquín Morales Solá en la edición dominical del diario La Nación. En la columna denominada “Ante un terrorismo simbólico de Estado” el periodista advierte sobre la inminente intervención del Gobierno en el Grupo Clarín.

En el marco de la reforma judicial, el nuevo intento por avanzar sobre la firma Papel Prensa, más denuncias de corrupción y una crisis económica galopante, el Gobierno parece dispuesto a “matar al mensajero”, como la vieja fórmula rezaba.

 

“El Gobierno”, explica Morales Solá, “aplicaría la nueva ley de reforma del mercado de capitales, que estableció que la Comisión Nacional de Valores, controlada por el kirchnerismo, podría designar por sí sola veedores en empresas que cotizan en Bolsa y, también, intervenir la administración de esas empresas (es decir, los directorios) por 180 días”.

 

“Los veedores tienen la facultad de vetar las decisiones de la mayoría en nombre de la minoría de accionistas. En su reciente y circense irrupción en la asamblea de ese grupo periodístico, Moreno criticó al directorio por ineficiente, caro e improductivo. Fueron los argumentos de una posterior intervención. Fuentes oficiales confirmaron que veedores e interventores están siendo preparados para desembarcar en Clarín”, detalló.

 

Luego, el columnista de La Nación advirtió: “¿Para qué lo harían? ¿Acaso sólo para meter la mano en la caja de la empresa? Improbable. Las primeras decisiones de esas eventuales intervenciones serían el desplazamiento de Jorge Lanata, cuyas investigaciones desquiciaron a la Presidenta, y el control kirchnerista de las redacciones del diario Clarín, de Canal 13, de TN y de Radio Mitre”.

 

Y concluye: “Cristina Kirchner no le teme ya a la segura reacción social que provocarán esas medidas ni a la casi unánime crítica internacional que recibirá. Es una persona que ha decidido ignorar los límites políticos e institucionales que objetivamente tiene. Lo haría, además, justo en el momento de mayor decadencia en las encuestas de opinión pública”.