El Vaticano testigo del diálogo en Venezuela

0
0

La misión de Unasur en Caracas consiguió que el oficialismo y la oposición acepten sentarse a conversar; para ello se espera que el enviado de la Santa Sede sea un testigo de buena fe. El partido de Leopoldo López tomó distancia.

El gobierno venezolano invitó formalmente al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, para que participe en el diálogo que iniciarán el presidente Nicolás Maduro y la oposición. El encuentro se organizó con la facilitación de una misión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y se espera que Parolin se convierta en un testigo de buena fe en las conversaciones. La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) apoyó mayoritariamente el llamado del oficialismo. Sin embargo, el partido Voluntad Popular (VP), liderado por el encarcelado opositor Leopoldo López y que forma parte de la alianza antichavista, rechazó el diálogo por considerar que no se cumplieron las condiciones para concretarlo. Las protestas, que están por cumplir dos meses, ya dejaron 39 muertos en todo el país. Se espera que las reuniones comiencen hoy.

El canciller Elías Jaua dijo en la carta al Vaticano que Maduro convocó a una conferencia nacional de paz, con el fin de promover el diálogo constructivo, el entendimiento y la paz entre los distintos sectores de Venezuela. “Deseamos transmitir la invitación del presidente a su santidad, el papa Francisco, con el propósito de que participe en los procesos de diálogo entre representantes del gobierno y la oposición venezolana, a través de la designación de su persona como testigo de buena fe para acompañar el amplio diálogo que actualmente se desarrolla en Venezuela y que cuenta con el acompañamiento de los cancilleres de la Unasur”, expresó.

Antes de que se materialice el encuentro, las posiciones expresadas por ambos lados apuntaron más a la confrontación que al acercamiento. Maduro subrayó que en Venezuela “no hay una negociación”, sino que hay un debate. “Sería un traidor si me pongo a negociar la revolución (bolivariana), porque a mí no me pertenece este poder: este poder es de la revolución, del pueblo, de la historia. En todo caso, a mí me toca administrar este poder para hacer más revolución”, dijo el martes en su programa de radio.

Además, insistió en que las protestas forman parte de un intento de golpe de Estado que busca derrocarlo. “La oposición, en la derecha, desde su lugar con todas sus garantías, y nosotros, la revolución, la izquierda, el movimiento bolivariano en nuestro lugar. Eso sí: debemos construir un modelo de coexistencia, de convivencia, de tolerancia. Todas estas historias de intolerancia y odio van a quedar en el pasado”, agregó.

A su vez, la oposición se muestra dividida entre si participar o no en el diálogo, con varios de los partidos integrantes rechazando el encuentro si el gobierno no acepta un conjunto de condiciones previas. El secretario ejecutivo de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática, Ramón Guillermo Aveledo, sostuvo ayer que será vital para lograr el diálogo la amnistía para los detenidos y la conformación de unos poderes públicos, en especial el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y el Consejo Nacional Electoral (CNE), equilibrados.

“Vamos a seguir planteando la amnistía, debería haber una medida de gracia con relación a los procesos abiertos, las detenciones, que superan los 2000, y el número de causas abiertas, que superan las 1000”, explicó Aveledo. Consideró también que el diálogo supone una oportunidad para los venezolanos de dirimir los problemas “razonablemente”. “No se va a poder lograr un TSJ o un CNE sin el concurso de ambas mayorías políticas (en el Parlamento) y eso significa sentarse y conversar. Hablamos de un TSJ y un CNE porque son la garantía de la paz, ahí se dirimen los conflictos sociales”, apuntó.

Por su lado, VP recalcó que no puede haber diálogo mientras haya presos políticos, persecución y represión. El partido expresó en una declaración que presentó a la Unasur un conjunto de peticiones en el que dejaba claro que el diálogo con el gobierno sólo será posible si éste da muestras sinceras de aceptarlas. Al respecto, pidió la liberación inmediata de López y los alcaldes Daniel Ceballos y Enzo Scarano, enjuiciados por desacatar una orden judicial para contener las protestas.

“Ratificamos que en VP no creemos en un diálogo donde el régimen sólo plantea un show político utilizando a los cancilleres de la Unasur como interlocutores, pero negándose en todo momento a dar gestos necesarios”, reza el comunicado firmado por el Equipo Nacional de Activistas del partido. Además, el partido pidió el cese de la persecución política contra la disidencia, la transmisión en cadena de radio y televisión del proceso de diálogo y el compromiso de renovar los poderes públicos, entre otros puntos