Homenajes a Mandela sin precedentes en África

0
2

Obama, Hollande, Cameron y Rousseff ya han confirmado su participación en los homenajes.

Un total de 53 jefes de Estado o de Gobierno han confirmado, de momento, su asistencia a los homenajes y funerales de Estado del ex Presidente Nelson Mandela, informó la ministra sudafricana de Relaciones Exteriores, Maite Nkoana-Mashabane, quien destacó que “no tiene precedentes” el interés de la comunidad interés por rendir tributo al emblemático líder de la resistencia contra el apartheid.

La mayoría de los líderes acudirá mañana al servicio religioso oficial en memoria de Mandela, que tendrá lugar en el FNB Stadium de Soweto, Johannesburgo, mientras que una lista no precisada de mandatarios -presumiblemente más reducida- irá el próximo domingo al funeral que se realizará en la localidad de Qunu, la aldea natal del Nobel de la Paz, donde será enterrado según las tradiciones de su tribu Xhosa.

“El hecho de que los líderes internacionales vayan a viajar a Sudáfrica con tan poco margen de tiempo (desde la muerte del ex Presidente el pasado jueves) refleja el lugar especial que Nelson Mandela ocupa en los corazones de la gente en todo el mundo”, dijo el ministro de la Presidencia, Collins Chabane.

Hasta ahora han confirmado su presencia en las ceremonias dignatarios como el Presidente estadounidense, Barack Obama -quien será acompañado por sus antecesores George W. Bush, Bill Clinton y Jimmy Carter-; el Mandatario francés, François Hollande; el Premier británico, David Cameron, y el príncipe Carlos; el Jefe de Gobierno español, Mariano Rajoy, y el príncipe Felipe; la Presidenta brasileña Dilma Rousseff, y el Mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, entre otros.

Según destaca The Times, los homenajes a Mandela representan todo un desafío diplomático y una “pesadilla logística” para Sudáfrica, que acogerá el que se estima será el más grande funeral realizado en el continente y el que más atención genera a nivel mundial desde las exequias del Papa Juan Pablo II en 2005.

Además de cinco reyes y seis reinas que se espera asistirán al funeral, llegarán a Sudáfrica celebridades que se hicieron amigos de Mandela, como el cantante de U2, Bono; el fundador de Microsoft, Bill Gates; la presentadora de televisión Oprah Winfrey, y la supermodelo Naomi Campbell. La popularidad universal del fallecido Mandatario también reunirá a enemigos de larga data, como las delegaciones cubanas y estadounidenses, así como al dictador de Zimbabue Robert Mugabe con el británico Cameron.

Los homenajes oficiales a Mandela comenzaron ayer, con el Día Nacional para la Oración y la Reflexión, que logró lo que muy pocos consiguieron a lo largo de la historia sudafricana: que todos los credos aparquen sus diferencias por un instante y recen en memoria de una misma persona.

En todos los templos de todas las religiones se rezó ayer por el alma de Mandela, en un ejemplo de ecumenismo y solidaridad en honor de un líder que supo trascender razas, credos e ideologías. “Vuelve a casa, Madiba, tu hiciste de forma desinteresada todo lo que es bueno, noble y honorable para el pueblo de Dios”, dijo el arzobispo anglicano de Ciudad de Cabo, Thabo Mokgoba, durante la misa del domingo en la iglesia anglicana de la Santa Cruz, en el municipio de Nyanga. “Que su largo camino hacia la libertad sea apreciado y realizado por todos nosotros”, añadió, en referencia al título de la autobiografía de Mandela, primer Presidente negro de Sudáfrica.

En la pequeña iglesia reformada holandesa de Melville, en Johannesburgo, el reverendo André Barlett alumbró un cirio en un altar en memoria de Mandela “en agradecimiento a Dios, que nos dio a alguien que representaba valores importantes, valores de paz, de reconciliación, de respeto y de humanidad”. “Piensen en los años 1990 y en el miedo que teníamos por lo que ocurría en nuestro país: bajo la dirección de Mandela, ninguno de esos miedos se cumplió”, añadió el pastor de esta iglesia, que era la religión casi oficial del régimen segregacionista del apartheid .

Hoy, el Parlamento sudafricano celebrará una sesión extraordinaria en honor a Mandela, y mañana habrá una ceremonia oficial en el estadio FNB de Soweto, donde hizo su última aparición.