Humala plantea que Bolivia se conecte al Gasoducto del Sur

0
1

El presidente de Perú, Ollanta Humala, dijo que la construcción de un gasoducto de 4.000 millones de dólares, en el sur de ese país, abrirá la posibilidad de que Bolivia conecte su red de gas y le dé mayor dimensión al proyecto.

El gasoducto, que fue concesionado este mes para su construcción y operación a un consorcio integrado por la brasileña Odebrecht y la española Enagás, podría estar listo en 56 meses.

“Este es un proyecto que trasciende a un gobierno”, dijo Humala en una entrevista con Reuters. “Da la posibilidad de que también nuestros hermanos bolivianos puedan integrarse a este ducto de gas y darle mayor dimensión al proyecto”, añadió.

Sin embargo, el Presidente peruano reconoció que este tema todavía debe conversarlo con su homólogo boliviano, Evo Morales.

Entre los planes que baraja Perú también está la intención de convertirse en un exportador de energía eléctrica a sus vecinos de Sudamérica, incluso Chile, con quien recientemente superó un diferendo limítrofe marítimo.

“Perú, por sus características geográficas, por su ubicación estratégica en la región, está destinado a ser exportador de energía, porque tenemos fortaleza en lo que es la construcción de centrales hidroeléctricas y porque tenemos gas en la zona sur y norte del país”, dijo el Mandatario.

A principios de julio, la publicación peruana “Semana económica”, señaló que si bien el discurso político apunta a que el objetivo de este ducto es masificar el uso residencial del gas, las cifras demostrarían que ese consumo sólo cubriría el 5 por ciento de la demanda necesaria para que este proyecto salga a flote.

La publicación, citada en el sitio Hidrocarburosbolivia.com, afirmaba que la verdadera utilidad del gasoducto peruano estaría en la generación eléctrica para abastecer con una fuente de energía más barata a la industria de las regiones del sur. El gasoducto estaría listo en 2019.

Su obra más cara

Una de las principales promesas de campaña del presidente peruano, Ollanta Humala, fue la de abaratar el precio del gas en el sur de su país, según el diario El País.

La brasileña Odebrecht y la española Enagás recibieron a principios de mes la adjudicación para construir el Gasoducto del Sur y explotarlo durante 34 años por 7.328 millones de dólares.

La obra tendrá 1.000 kilómetros y debe servir para tender una red de gas residencial para una población de unas 600.000 personas.