Intensiones de Golpe de Estado en Brasil 

Por The Intercept Brasil y Dat0s
0
201
Jair Bolsonaro, presidente Brasil

Todo indica que Jair Bolsonaro intentará un golpe de Estado para mantenerse en el poder, ha denunciado la agencia digital de noticias Intercept Brasil. El presidente brasileño se ha convertido en un fervoroso defensor del voto impreso y auditable como primer elemento en el que pretende basar su iniciativa para desatar un Golpe de Estado. “Para Bolsonaro y su generalato, no hay otro resultado posible para las elecciones de 2022 que su reelección. Y si eso no sucede, estropearán las elecciones con la excusa de que les robaron y que las elecciones ´no son auditables´”, asegura la agencia.

A esta denuncia se suma el inédito desfile militar con alrededor de 50 tanquetas de guerra promovida por el presidente Bolsonaro a pocas horas de que el Congreso votará una enmienda constitucional planteada por el Gobierno para cambiar el sistema de votación que en palabras del jefe de Estado brasileño se convertirá en una herramienta del supuesto fraude electoral en las elecciones del próximo año. El desfile militar se interpuso frente a la plaza de los Tres Poderes en Brasilia, una enorme explanada que acoge las sedes de los tres poderes del Estado. Los tanques de guerra desfilaron frente al gabinete bolsonarista y ante la inquietante mirada de los jefes del núcleo militar; además de una multitud de simpatizantes del Gobierno que apoyan la intervención de las Fuerzas Armadas en la política. La demostración de fuerza militar ha sido criticada por casi todas las instituciones democráticas brasileñas; el Congreso asestó una contundente derrota a la iniciativa presidencial que se quedó a 79 votos de los votos necesarios para aprobar la enmienda.

Pocos días antes de estos acontecimientos, Intercept había señalado que Bolsonaro y sus aliados militares “han definido y preparado el golpe; esta ya no es una posibilidad remota y nadie podrá decir en 2022 que no lo esperaba”. Bolsonaro ha cuestionado la urna electrónica con la que el Brasil vota hace 25 años, un “ejemplo de eficiencia y orgullo nacional”, destacaron instituciones y políticos de oposición para contrarrestar la inédita secuencia de actitudes antidemocráticas expresadas por los apoyadores de Bolsonaro.

Las mismas fuentes indicaron que “durante el tiempo en que funciona este sistema electrónico de votación no se ha confirmado un solo fraude”.

¿Qué haremos ante lo inevitable?, se pregunta Intercept “Es tarea de todos aquellos comprometidos con la democracia presionar para que las instituciones funcionen básicamente. Necesitamos superar las interminables notas de repudio, los chismes y los editoriales indignados. El presidente comete un delito de responsabilidad todo el tiempo y no son las palabras duras las que lo detendrán”, afirma la agencia digital Intercept, que acuña una serie de entredichos a la hora de denunciar las intenciones del jefe de Estado brasileño de permanecer en el poder. La agencia también afirma que, “es urgente que demostremos que el Gobierno de Bolsonaro es el Gobierno del golpe, pero no solo eso. Es el Gobierno de la miseria, el hambre, el paro, el fuego en nuestros bosques.

Gobierno de acaparadores de tierras, mineros, milicianos y corruptos. Gobierno que con su ´negligencia para atender la emergencia sanitaria de la pandemia´ es responsable de la muerte de cientos de miles de brasileños”. Intercept ha divulgado los jugosos sueldos y prerrogativas que goza la cúpula militar, destapando los jugosos salarios del cuarteto de generales que apoyan al presidente. “Los sueldos de Ramos, Heleno, Braga Netto y Mourão superan actualmente los 100 000 reales” (N. d R: unos 50 000 dólares).

Este es el compromiso de Intercept hoy, señala la agencia: “exponer las entrañas de este Gobierno y contribuir a la presión para que las instituciones se muevan a toda rápida. Así investigamos y denunciamos la relación entre el Pocketnarismo y el Nazismo. Aquí es donde va nuestra amplia cobertura del ejército y el medio ambiente”.

A finales de 2019 varios medios brasileños pusieron ojo en el discurso del entonces Secretario de Información del Gobierno Bolsonaro, Roberto Alvim, que extractó frases del Ministro de Propaganda de Hitler, Joseph Goebbles conocido por la célebre frase “una mentira cien veces repetida se transforma en verdad”. El discurso del dignatario de Estado brasileño provocó su dimisión al cargo por la cantidad de protestas de la sociedad brasileña contra la fraseología nazista.

El escándalo coincidió con un preocupante crecimiento del movimiento neonazista en Brasil.

 

Apreciado lector, suscríbete a la Revista dat0s digital para obtener la edición completa aquí