Ladrones de camión con material radioactivo pueden morir

0
53

Los ladrones de un camión que transportaba material médico en México han estado expuestos a altas dosis de radiación, ya que manipularon la carga y estuvieron en contacto con Cobalto-60, un material radioactivo. “Seguramente deberán acudir a un hospital o morirán”, expuso un físico de la comisión encargada de la seguridad nuclear en el país, Mardonio Jiménez.

El asalto del camión, que llamó la atención de la Agencia Internacional de la Energía Atómica de la ONU debido a que se trata de un material peligroso que puede ser utilizado para fabricar bombas, se produjo el lunes, y militares y policías estuvieron buscándolo hasta que fue encontrado el miércoles. El vehículo apareció en una tierra de cultivo de maíz y frijol de Hueypoxtla, un pueblo del Estado de México, a unos 40 kilómetros de donde se había producido el robo.

Los asaltantes, que no han sido identificados por ahora, sacaron la caja con el material radioactivo del camión y lo trasladaron hasta un campo agrícola. El cabezal del aparato médico fue resguardado en una casa. “Por curiosidad o por lo que fuera sacaron esa fuente. No sabemos dónde están estas personas”, explicó Jiménez. El área que podría estar contaminada por la radioactividad ha sido desalojada en 500 metros a la redonda. La principal hipótesis de las autoridades es que los ladrones, que robaron al camionero de madrugada en una gasolinera, no eran conscientes del peligroso botín que se estaban llevando. El equívoco puede costarles la vida.

El Gobierno le ha dado máxima prioridad al caso. La presidencia de la República está al tanto del desarrollo de los acontecimientos. Las autoridades esperan que los afectados se presenten en las próximas horas en algún centro médico con un cuadro de náuseas y vómitos, ya que su exposición al material es dada como un hecho. El Cisen, el organismo de inteligencia, es el encargado de manejar este tipo de cuestiones que afectan a la seguridad nacional.

La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), el organismo de la ONU que dio a conocer la denuncia de México, expuso que en base a la información que les han hecho llegar las autoridades locales  los asaltantes corren un riesgo grande pero que los vecinos del pueblo están a salvo. “La población está a salvo y continuará segura”, explicó la institución en un comunicado. En el pueblo se ha desplegado un importante operativo gubernamental.

El conductor del camión fue reducido en una estación de servicio y atado de pies y manos en un descampado cercano. Valentín Escamilla, trabajador de la empresa Transportes Ortiz, venía conduciendo desde Tijuana, ciudad fronteriza con Estados Unidos, y estaba a punto de llegar a su destino, un almacenamiento de residuos situado en Tamascalapa, en el centro del país. La procuraduría -fiscalía- ha abierto una investigación para tratar de esclarecer lo sucedido, pero ya hay pistas de irregularidades graves: el vehículo no contaba con GPS ni con medidas para asegurar la carga.

Las horas corren en contra de los ladrones. Deben estar preguntándose, si es que están atentos al revuelo generado, de si están ante una amenaza real o las advertencias de las autoridades no son más que una treta para sacarlos de su escondite.

El cobalto utilizado para fines médicos suele tener niveles muy altos de radiación, aunque se van reduciendo cuando se va haciendo uso del aparato que lo contiene. Mientras no se dañe el cabezal no existe riesgo de propagación de la radiación pero una vez que se abre se extiende de forma rápida. El material no puede utilizarse en la fabricación de un arma nuclear convencional pero sí como componente esencial para crear una bomba sucia, un artefacto que expande material radioactivo.