Los fabricantes de vacunas están listos para mutaciones del virus de Covid-19

0
27
Foto: Getty Images

 

Los laboratorios farmacéuticos que diseñaron la primera vacuna contra el covid-19 que recibió la aprobación de reguladores occidentales dicen que podrían reajustar la vacuna para que contrarreste una nueva cepa en solo seis semanas, de ser necesario. El director ejecutivo de BioNTech SE, Ugur Sahin, dijo que confía en que la vacuna que desarrolló su compañía en conjunto con Pfizer Inc. funcionará bien contra la variante de coronavirus que se está propagando rápidamente y está generando alarma en el Reino Unido y otros lugares. Sin embargo, si la vacuna actual no protege de forma adecuada, la compañía podría modificarla actualizando pequeños fragmentos de información genética llamados ARN mensajero que utiliza su vacuna.

“La belleza de la tecnología de ARN mensajero es que podemos comenzar directamente a diseñar una vacuna, que imita completamente esta nueva mutación”, dijo Sahin en una conferencia de prensa realizada el martes por la mañana. Autoridades que van desde la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) hasta el Gobierno del Reino Unido han dicho que no hay evidencia que sugiera que la cepa, llamada B.1.1.7, pueda eludir las vacunas contra el coronavirus. Según el analista de Morgan Stanley, David Risinger, la mayoría de las vacunas contra el covid apuntan a la proteína espiga que el virus utiliza para ingresar a las células, y solo se han detectado pequeños cambios en las nuevas versiones. Inmunogenicidad total “Todas las cepas actualmente identificadas, incluida la B.1.1.7, solo tienen mutaciones puntuales esporádicas en la proteína espiga que se cree que es poco probable que alteren el espectro completo de su inmunogenicidad”, dijo Risinger en una nota. Países de todo el mundo están restringiendo los viajes hacia y desde el Reino Unido debido a temores en torno a la variante que, según las autoridades, podría ser hasta 70% más contagiosa que otras. El primer ministro británico, Boris Johnson, decretó medidas de confinamiento para Londres, aduciendo a la amenaza de la cepa.