Personajes influyentes de 2016: Kate del Castillo, buscada

0
69

La actriz mexicana de 43 años conocida en Bolivia como protagonista de la película de coproducción boliviano mexicana American Visa del escritor nacional Juan Recacoechea, se ha convertido en la figura más controvertida tras la detención del narcotraficante “El Chapo” Guzmán y podría cambiar su vida de actriz en un nuevo papel de productora si logra llevar al cine la biografía del narcotraficante mexicano. Empero, antes de eso deberá aclarar ante las autoridades judiciales del país su relación con “El Chapo”; por las imputaciones de complicidad y lavado de dinero. Del Castillo fue presumiblemente uno de los enlaces más cercanos de “El Chapo” antes de su detención.

Con la entrevista que medió entre el actor Sean Penn y Joaquín Guzmán, la actriz Kate del Castillo consiguió borrar los límites entre la ficción y la realidad en el mundo de los narcos. Del Castillo logró, además, publicitar su nueva marca de tequila llamada Honor que aparece en la grabación de la entrevista entre Penn y Guzmán.

Para muchos fans, del Castillo sigue siendo Teresa Mendoza, la esposa de un líder del narco que supera un sinfín de tragedias y conflictos y termina convirtiéndose también en una líder del narco, la protagonista de La Reina del sur, una telenovela producida por el gigante estadounidense Telemundo.

En enero de 2012, justo en la cima de la popularidad de la telenovela, del Castillo escribió una carta abierta a Guzmán, el líder del cártel de Sinaloa en la vida real, donde lo animaba a “traficar con amor y bondad”. Más tarde, del Castillo explicó a la periodista Carmen Aristegui que su escrito no era para mostrar su apoyo a “El Chapo” sino una crítica a la clase política de México.

El 2011, cuando se transmitió La Reina del sur, fue el año más sangriento en la guerra contra el narcotráfico. La tasa de homicidios llegó a ser de 24 por cada 100 mil personas. Esta ola de asesinatos se debió en parte a los actos del Cártel de Sinaloa en manos de “El Chapo” y la insistencia del Gobierno en combatirlo con armas.

Del Castillo, creció en la industria del entretenimiento en la Ciudad de México y estudió en la fábrica de estrellas conocida como Televisa. Sin embargo, era de esperarse que del Castillo se rebelara contra Televisa, pues la empresa está vinculada al PRI. Desde que el PRI regresó a la presidencia en 2012, del Castillo ha criticado ampliamente el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

A finales de 2014, un equipo de periodistas que trabajaba para Aristegui descubrieron que Televisa regaló a la primera dama, Angélica Rivera — que también era estrella en las telenovelas de Televisa en la década de los 90 — una mansión poco después de casarse con Peña Nieto. La mansión pertenecía a un contratista del gobierno que participaba en negocios lucrativos con el presidente y otros miembros de su gabinete.

Del Castillo lanzó una envestida contra su ex colega de Televisa, en una entrevista realizada por Aristegui, dijo que los salarios que ella y Rivera ganaban como actrices de Televisa nunca habrían podido comprar una mansión de siete millones de dólares, contradiciendo el argumento del Gobierno en defensa de la primera dama.

 

Queda en el aire la pregunta si su relación con el narcotraficante más buscado acabará dándole réditos o por el contrario se convierte en el polvorín que ayude a contrarrestar la voracidad de su reconocimiento público. “¿Cruzaron la línea al poner ‘Kate del Castillo Productions’ al final de ese video? ¿Ahora Kate Del Castillo es dueña de la historia del Chapo? Y si tiene los derechos de su historia, ¿eso significa que va a hacer uso de ella?” Es difícil saberlo pero al menos por ahora, eso la vuelve un blanco fácil”.