Rusia afirma que habría abatido al líder del Estado Islámico

0
30
Foto: Agence France-Presse — Getty Images

El ejército ruso anunció que investiga si uno de sus ataques aéreos en el desierto sirio mató a Abu Bakr al Baghdadi, el autoproclamado califa del Estado Islámico.

En un comunicado, el Ministerio de Defensa ruso dijo que las fuerzas aéreas atacaron una reunión de líderes del grupo islamista el 28 de mayo a las afueras de Al Raqa, en Siria, la capital de facto del Estado Islámico. Ahí posiblemente habrían abatido a Baghdadi, uno de los terroristas más buscados del mundo.

La misiva fue escrita con cautela, pues sugiere que el ejército no tiene certeza sobre si realmente murió Baghdadi. “De acuerdo con información que estamos corroborando por medio de varios canales, el líder del Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi, estaba en la reunión y el ataque lo destruyó”, dice el comunicado.

Este también despierta varias interrogantes: no ofrece explicaciones sobre por qué tardaron dos semanas en hacer público el ataque aéreo ni queda claro si el ejército ruso sabía por adelantado que Baghdadi estaba en la reunión o llegó a esa posible conclusión después de que se llevó a cabo el bombardeo.

La muerte de Baghdadi ha sido fuente de rumores desde hace tiempo. Jeff Davis, portavoz del Pentágono, dijo que todavía no tienen información que corrobore los reportes y el canciller ruso Sergei Lavrov también declaró que no tiene “confirmación al 100 por ciento de la información”.

Lavrov también destacó que, de confirmarse el fallecimiento de Baghdadi, eso no significaría el fin del Estado Islámico. “Los ejemplos de acciones para destruir o ‘descabezar’ a un grupo terrorista siempre son presentadas con gran entusiasmo. Sin embargo, la historia muestra que la capacidad de lucha de las estructuras se recupera”.

No queda claro qué tanto control ejercía Baghdadi en cuanto a las actividades diarias del grupo, pero su muerte sí sería un golpe considerable. El bombardeo ruso también habría resultado en la muerte de 30 comandantes y 300 combatientes del Estado Islámico, según el ejército ruso.

Desde noviembre, no se ha sabido nada en público sobre Baghdadi; ese mes el Estado Islámico publicó una grabación de audio en la que este urgía a las fuerzas del grupo a mantenerse firmes ante la ofensiva que comenzó a expulsarlos de Mosul, en Irak.

Moscú intervino en la guerra civil siria en 2015; en un inicio dijo que los aviones de carga que iban hacia una base aérea siria llevaban ayuda humanitaria, pero después anunció una operación militar. El propósito que ha dado el Kremlin para su participación es que quiere luchar contra el Estado Islámico para prevenir que controle partes de Siria que no son tan lejanas de regiones al sur de Rusia con poblaciones mayoritariamente musulmanas.

Sin embargo, el gobierno de Barack Obama acusó en varias ocasiones que el patrón de ataques aéreos rusos mostraba que la verdadera intención de Moscú es respaldar al gobierno del sirio Bashar al Asad. Aunque el presunto abatimiento de Baghdadi reforzaría la justificación inicial de Rusia sobre su intervención; que solo busca luchar contra el terrorismo.

El ministerio de Defensa ruso dijo en el comunicado del viernes que “había advertido al bando estadounidense sobre el ataque aéreo”, pero no queda claro si Moscú compartió inteligencia sobre la presunta reunión de líderes o cooperó de cualquier otro modo con la coalición que combate al Estado Islámico. Estados Unidos y Siria usualmente no comparten inteligencia sobre sus misiones en Siria.

Los comandantes militares estadounidenses que participan en la coalición dijeron que sostienen comunicaciones por medio de una línea especial con sus contrapartes rusas para evitar que haya colisiones de sus aviones caza en las misiones diarias, y que revisarían los registros del 28 de mayo y días posteriores para ver qué mencionaron los rusos sobre las operaciones aéreas.

Se cree que Bahgdadi nació en Irak en 1971 y estuvo en prisión después de la invasión estadounidense. Surgió de entre otros sunitas extremistas que lucharon contra Estados Unidos y el gobierno chiita establecido en Irak después de la invasión. Baghdadi formó parte de Al Qaeda pero tuvo desacuerdos con el liderazgo del grupo al considerar que sus asesinatos de chiitas eran demasiado despiadados incluso para los estándares del grupo terrorista. En junio de 2006 fundó junto con otros el Estado Islámico de Irak, antes de que se juntaran con elementos sirios, y fue nombrado el líder del grupo en 2010.