Sorpresivo acercamiento en la OEA entre Venezuela y EE.UU.

0
43

Por pedido de Maduro, los cancilleres de ambos países, Elías Jaua y John Kerry, se reunieron en Guatemala, donde se celebra la asamblea general; acordaron trabajar en una “agenda bilateral”

LA NACION.-  Fueron más que palabras. Entre bromas y un apretón de manos, los gobiernos de Venezuela y de Estados Unidos acordaron relanzar “en el máximo nivel” su relación bilateral, en un giro llamado a tener impacto de fondo en la diplomacia de la región.

El nuevo escenario quedó esbozado en un encuentro que, “a pedido de Caracas y del presidente Nicolás Maduro”, mantuvieron el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y el canciller bolivariano, Elías Jaua.

El sorpresivo giro se convirtió en uno de los datos salientes de la asamblea de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA), que delibera en esta ciudad. “Sentí que fue algo muy pero muy positivo”, dijo Kerry, tras 40 minutos de audiencia, y citó especialmente a Maduro. “Le agradezco que haya pedido este encuentro”, dijo.

Fue todo un paso para Caracas, que, hasta ayer, repetía diatribas contra “el Imperio”, a cuyas autoridades llegó a acusar de “complotar” con “el cáncer” que costó la vida al fallecido Hugo Chávez. “Hay voluntad de avanzar”, dijo, muy lejos de aquellas teorías conspirativas, el canciller Jaua. “Vamos a hacerlo porque así nos lo pidió el presidente Maduro“, añadió, en una sugestiva reafirmación sobre la paternidad de la iniciativa.

El encuentro, que se traducirá en construcción de una “agenda de trabajo”, se convirtió en la comidilla del plenario y, sin proponérselo, volvió a poner la mira sobre la Argentina, que parece al margen de la agenda pública de viajes y encuentros de alto nivel del gobierno de Barack Obama.

Presente en esta ciudad, el canciller Héctor Timerman pudo haber tenido ocasión de interactuar fugazmente con Kerry durante las horas que el norteamericano estuvo aquí.

Pero, en línea con lo que se había adelantado a LA NACION, el argentino no estuvo en la agenda formal de encuentros bilaterales que informó el Departamento de Estado y que incluyó a otros cancilleres de la región.

Timerman no asistió en forma permanente a los plenarios del día de ayer. Pero su agenda paralela a esa actividad oficial no había sido informada hasta anoche por la Cancillería.

El canciller sí apuntó a Estados Unidos al pedir que “los grandes demandantes” de droga se hagan cargo de esa responsabilidad. El reproche pareció tener algo de diálogo de sordos: el propio Kerry empezó su discurso sobre la materia asumiendo esa condición para su país, uno de los principales consumidores en el mercado ilegal de estupefacientes.

Si bien no hay nada seguro -la administración de Obama ya lo intentó en el pasado y no llegó a puerto-, la recomposición de relaciones con Venezuela se convirtió en un notable fruto concreto del que pudo hacer gala Kerry al término de lo que, pomposamente, ayer definió como su “primer visita regional” desde que asumió.

Entre Caracas y Washington, fueron más que palabras. Apenas minutos antes de que empezara el encuentro, el gobierno de Maduro liberó al joven cineasta norteamericano Timothy Tracy, algo que Washington reclamó durante semanas, tras haber sido detenido por un supuesto cargo de espionaje mientras filmaba en Venezuela.

“Eso ya es un desarrollo positivo”, subrayó Kerry, quien, una vez más, apeló al “agradecimiento”, en este caso, para saludar una liberación que, de mantenerse, hubiese tornado poco menos que inviable cualquier intento de recomposición.

Hubo cuotas de humor en el encuentro con el que ambos gobiernos buscan dejar atrás los tres años que llevan sin embajadores en sus respectivas capitales. “Hacía rato que no hacíamos esto”, bromeó Kerry, antes de extender su mano a Jaua. “Es bueno que podamos hacerlo ahora”, respondió el venezolano.

Antes de retirarse, Kerry hizo un encendido elogio de la OEA como “el mejor organismo para apoyar la democracia y el desarrollo” en la región. Algo parecido había dicho, poco antes, su titular, el chileno José Miguel Insulza. “La OEA es el mayor espacio de diálogo político franco y abierto, algo que no tiene parangón en nuestro hemisferio”, sostuvo. La afirmación pareció una alusión a la Unasur, a la que, en pleno auge del ahora alicaído chavismo, se la vio como arma para competir con la OEA y limitar la influencia de Washington.

CAUTO ENTUSIASMO DE AMBOS GOBIERNOS

Las antiguas proclamas dieron paso a un tono más diplomático

Nicolás Maduro – Presidente de Venezuela

  • “Puede haber relaciones de respeto con el gobierno de Estados Unidos, relaciones en términos de igualdad”
  • “Nuestras diferencias las podemos procesar”

John Kerry – Secretario de Estado norteamericano

  • “Sentí que fue un encuentro muy, muy positivo”
  • “Quisiéramos encontrar para nuestros países una vía para ir hacia adelante, y establecer una relación más positiva”

Elías Jaua – Canciller venezolano

  • “Creo que en el secretario Kerry hay toda la buena voluntad”
  • “Pero más allá de la buena voluntad a veces de un servidor público, por alto que sea el cargo que desempeñe, depende de muchos otros factores”.