UE preocupada por tensión diplomática, pide explicaciones a Bolivia

0
11

La delegación boliviana de la Unión Europea (UE) expresó hoy su “profunda preocupación” por la tensión entre Bolivia y España. “Rechaza la declaración de persona non grata de la Encargada de Negocios y del Encargado de la Sección Consular de la Embajada” de ese país y pide explicaciones al Gobierno transitorio de Jeanine Áñez.

Según la delegación, ayer en la tarde se realizó una reunión de jefes de misión de los Estados Miembros y de la UE para conocer la versión de España sobre lo sucedido.

“La Unión Europea también agradecería recibir a la mayor brevedad una explicación de parte del Gobierno interino de Bolivia”, indica la nota publicada en la cuenta de Facebook de la delegación de la UE en Bolivia.

Califican la expulsión de funcionarios diplomáticos como “una medida extrema e inamistosa que debe reservarse a situaciones de gravedad”.

Añez dio ayer un plazo de 72 horas para abandonar el país a la embajadora de México, María Teresa Mercado; a la encargada de negocios de la embajada de España, Cristina Borreguero, al cónsul de ese país, Álvaro Fernández y al grupo de funcionarios, tras los incidentes del pasado viernes.

Inmediatamente el Gobierno español respondió “en reciprocidad al gesto hostil del Gobierno interno de Bolivia” con la expulsión de tres funcionarios de la embajada boliviana en Madrid, a quienes también otorgaron un plazo de 72 horas para salir de ese país.

El pasado viernes, cuatro miembros del Grupo Especial de Operaciones (GEO) español, una unidad de élite que se encarga de la protección de diplomáticos, intentaron ingresar a la residencia mexicana encapuchados, aduciendo que estaban acompañando a dos altos diplomáticos españoles en una “visita de cortesía” a sus pares mexicanos.

La residencia mexicana acoge alrededor de una decena de personas a las que el Gobierno interino de Bolivia acusó ante la Justicia de varios delitos, entre ellas algunos antiguos ministros de la etapa del expresidente Evo Morales procesados por acusaciones como terrorismo y sedición.

Un día después, la legación española, mediante su cuenta en Twitter, explicó que se trataba de una visita exclusivamente de “cortesía” y negó rotundamente que pudiera tener como objeto facilitar la salida de las personas que se encuentran asiladas en aquellas dependencias.