35% del parque está comprometido para exploración hidrocarburífera

0
22
Creditos Foto: Wilson Cahuaya

El 35 por ciento de la superficie del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) está comprometido para tareas de exploración petrolera, según una investigación del Centro de Documentación e Información de Bolivia (Cedib).

El Tipnis posee una superficie de 1.225.347 hectáreas, de las cuales 427.778 están comprometidas para la exploración hidrocarburífera. Según la investigación del Cedib, los bloques petroleros se denominan Río Hondo, Sécure y Chispani, que inicialmente fueron cedidas a Petrobras y Petroandina SAM.

Según el investigador del Cedib Jorge Campanini, el panorama se agrava por una expansión en la frontera de exploración de este recurso no renovable, ya que existen cuatro proyectos más de exploración que rodean el territorio protegido y que podrían activarse a corto plazo tras la aprobación del Decreto Supremo (DS) 2366, promulgado en 2015.

“Si tienes actividad petrolera dentro de un área protegida, tiene un impacto ambiental (…) porque es una actividad que tiene características agresivas, hay  deforestación, hay pérdidas de suelo, se generan un proceso de erosión, colonización, fragmentación social, dependiendo del caso”, detalló Campanini.

En un estudio que realizó la fundación Jubileo en 2013, precisó que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) cuenta con un total de 98 áreas reservadas a su favor, para realizar exploración petrolera. El territorio del Tipnis está incluido dentro de este cálculo.

Campanini explicó que la carretera es un pretexto más para acelerar la exploración petrolera en esa zona. “Curiosamente, es la zona núcleo del parque, que se sobrepone en estos bloques (petroleros). La zona núcleo es como una T en el parque. Entonces la idea de la carretera es cortarlo y en la parte de la cabeza de la T, que está inclinada, están los bloques petroleros en las esquinas”, especificó.

La investigadora Sarela Paz, en una entrevista anterior citada por la Plataforma Energética,  manifestó que: “Es claro que el tramo carretero Villa Tunari-San Ignacio de Moxos brindará condiciones para las operaciones petroleras de ambas concesiones. En la comprensión del negocio de hidrocarburos que manejan las transnacionales, las carreteras son ítems de inversión del Estado”.

Los bloques petroleros Chispani y Secuer fueron adjudicados mediante un contrato a la empresa Petro Andina SAM en el año 2008. Tras ser devueltos, pasaron a formar parte del área reservada para la empresa petrolera estatal. “YPFB puede disponer de la misma en una licitación u operar con sus empresas con Chaco o Andina o entregarla a alguna otra transnacional”, dijo Campanini.

Por otro lado, el bloque Río Hondo fue adjudicado a la empresa Petrobras en el año 2007. El mismo fue homologado en 2006. “Habría que saber cuál es la intención de la empresa de conservar este bloque”, añadió.

El Tipnis se encuentre rodeado de cuatro proyectos reservados para YPFB. Durante el último año, se pasó del Chaco tarijeño a la zona subandina norte y la Amazonía. Santa Catalina y Santa Calina 19 rodean al Tipnis desde el norte junto con la zona de Secure. Mientras tanto el área de Litoral la rodea desde el sud junto a la cuarta reserva de San Ignacio. Las cuatro áreas reservadas no operan, tampoco fueron licitadas ni mucho menos son explotadas actualmente.

 

SOBRE LAS NORMAS

El Decreto Supremo 2366, promulgado en el año 2015 establece en su parágrafo I: “Se permite el desarrollo de actividades hidrocarburíferas de exploración en las diferentes zonas y categorías de áreas protegidas, en cumplimiento a los condicionamientos ambientales establecidos por el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) y la Autoridad Ambiental Competente Nacional (AACN), en el marco del presente Decreto Supremo, debiendo prever medidas ambientales adecuadas, con mayor atención en zonas de alta sensibilidad ecológica, para precautelar la conservación de los sistemas de vida de la madre tierra”.