Achacachi presiona y situación del alcalde está definida

0
27
Creditos Foto: El Deber

La situación es irreconciliable. Un eventual retorno del alcalde de Achacachi, Edgar Ramos, es poco menos que imposible porque los habitantes de la pequeña ciudad no aceptan ninguna posibilidad y las últimas aprehensiones agravaron el conflicto y el repudio contra el edil.

Calles vacías, comercio cerrado y puntos de bloqueo a la entrada y salida de Achacachi es lo que ve cualquier persona que intenta pasar por sus accesos, mujeres y hombres participan de esta medida de presión en medio del trabajo de la maquinaria pesada que sigue construyendo la doble vía La Paz-Achacachi.

Los pobladores afirman y admiten que la mayoría de la gente está en La Paz esperando la libertad de dos maestros y no levantarán sus medidas hasta que lleguen ambos al pueblo. Ahora las demandas cambiaron, porque piden el cese de la persecución de sus dirigentes, la renuncia del alcalde Ramos y la sanción a los responsables del saqueo del 15 de febrero.

Los pobladores afirmaron que desde los hechos del 14 de febrero el edificio municipal está cerrado, no hay ninguna actividad administrativa y ni siquiera el recojo de basura fue repuesto, ahora los vecinos se organizaron y recolectan la basura y depositan en las márgenes del río y ya crearon un inmenso foco de infección.

El alumbrado público es casi inexistente y sólo los vecinos cierran sus negocios y casas después de las 19.00

De todas esas cosas responsabilizan al alcalde y no saben por qué sigue recibiendo dinero del Estado para pagar a funcionarios que no trabajan desde hace cinco meses. Mientras, a pocos kilómetros, los militares trabajan para alistar una explanada donde realicen la parada militar.