Aduana realizará controles contundentes y no graduales

0
21

A partir de los operativos que realizó la Aduana Nacional de Bolivia (ANB) en Challapata y Sabaya, ambas localidades en Oruro, el sistema de control será contundente y no gradual.

Ardaya manifestó que serán duros, aunque señaló que el objetivo no es dejar poblaciones muertas, es decir, sin tránsito, como ocurrió en Challapata, que luego del operativo se convirtió en un pueblo fantasma, sino que no se puede avalar la ilegalidad.

La máxima autoridad aduanera precisó que para llevar adelante los controles es necesario planificar la intervención con la Policía, las Fuerzas Armadas y los fiscales y ser contundentes.
“Creo que el Estado debe ser firme con sus autoridades al mando de municipios, y de las alcaldías no podemos proteger el contrabando y menos callarnos”, dijo Ardaya.

Cabe recordar que esta semana la Aduana intervino en Sabaya, donde se identificó unos 50 camiones con mercadería ilegal; sin embargo, y pese a un acuerdo previo, la población solo entregó mercadería calificada de ‘basura’, pues se trataba de ropa usada y algunos televisores en mal estado.

A pesar de ello, se logró sacar de Sabaya dos camiones con mercadería de contrabando y se evidenció que esa población también es ‘chutera’, porque se verificó la existencia de cinco vehículos con placas chilenas.
Sobre la zona franca que funciona en Chile, Ardaya criticó que el vecino país siga recibiendo mercadería ‘basura’, que está prohibida en Bolivia y que genera daño a la población y a la economía nacional.
“Chile es el potencial pro-veedor de este tipo de mercancía a sabiendas de que la norma que hay en el país lo prohíbe”, protestó Ardaya.

Remate ecológico
Willian Castillo, gerente distrital Santa Cruz de la Aduana, informó de que por primera vez la institución realizó un remate ecológico (latas de cerveza, botellas de vidrio y chatarra de los vehículos) con el objetivo de que esa basura sea adecuadamente tratada por organizaciones especializadas.

Castillo detalló que para la subasta se ofrecieron 21 lotes que sumaban 190 toneladas de material reciclable y que, en inicio se cotizó en Bs 32.000.

El sábado se realizó la subasta en la que se presentaron distintas personas interesadas y expertas en reciclaje. Durante la puja entre oferta y demanda, al final de la subasta la Aduana recaudó Bs 295.000.
“El resultado de esta primera experiencia fue exitoso. Se generó un buen ingreso, pero lo más importante, se logró vaciar los depósitos y contar con más espacio”, dijo Castillo