Bolivia tiene cerca de 50% de tierras cultivables degradadas

0
49
Creditos Foto: El Diario

Bolivia tiene, aproximadamente, el 50% de sus tierras aptas para el cultivo -que alcanzan a cerca de 2.000 hectáreas anualmente dedicadas al cultivo- degradas o lo que es lo mismo, en proceso de desertización, reveló ayer al viceministro de Tierras, Valentín Ticona Colque.

A su turno, el representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) en Bolivia, Crispín Moreira, señaló que en el mundo el 33% de las tierras cultivables están gravemente dañadas. Informó que en Bolivia trabaja con las autoridades para mitigar el impacto de la erosión de suelos.

ALARMA NACIONAL

Hace unos diez años el gobierno registró un 41% de las tierras degradadas, inservibles, pero seguramente ahora ese registro subió, estimo que estamos llegando al 50%, y eso debería llamarnos la atención y alarmarnos en el país, declaró Ticona a El DIARIO.

Sin datos precisos y apelando solo a aproximaciones, anualmente el Gobierno dispone de 1.790 hectáreas para cultivos destinados a garantizar la seguridad alimentaria de la población. Por lo tanto, si solo hacemos referencia a los suelos dedicados a la producción, más de 700 mil hectáreas estarían con grados irreversibles de desertización, según miembros del Gobierno.

MITIGAR EL IMPACTO

Para contrarrestar el impacto de la erosión de los suelos en el Estado, el Gobierno asumió algunas decisiones encaminadas a revitalizar las tierras dañadas para lo cual comenzó a trabajar, coordinadamente, con la FAO, dijo Ticona.

“Si no cuidamos el suelo, no va haber agua, no habrá seguridad alimentaria y no quisiéramos que, de aquí a corto tiempo, nos sorprendan (los problemas) como sucedió con el agua, en la ciudad de La Paz y para evitar lo peor, nos estamos preparando”, encendió la luz roja dicha autoridad.

Con decisiones en marcha, informó en este sentido que están preparando la aprobación de una Ley de Suelos que, a su vez, tendrá que implementarse a través de una entidad exclusivamente dedicada a la temática. “Vamos a crear una dirección que mire y se 0dedique a la temática del suelo a nivel nacional”, anunció.

LABORATORIOS DE MEDICIÓN

Con tiempos ya establecidos, en lo inmediato y para actualizar la información sobre el impacto que está dejando el cambio climático sobre los suelos en el país, el ministerio de Desarrollo Rural y Tierras puso en marcha la implementación de laboratorios destinados a realizar medición sobre los problemas de erosión.

En ese sentido, hasta fin de año estiman que podrían estar operando siete laboratorios de control, a un costo inicial de Bs tres millones, en los departamentos como de Oruro, Potosí, La Paz, Cochabamba, Tarija y Chuquisaca, considerados como las regiones más vulnerables y expuestas a problemas serios de desertización de suelos, mencionó el viceministro.

PRÁCTICAS NOCIVAS

La deforestación de bosques, así como el uso abusivo y sin control de pesticidas, constituyen para la FAO, las prácticas nocivas que destruyen los suelos no solamente en Bolivia, sino también en el mundo. Ticona, a su vez, agregó que la urbanización descontrolada en tierras de cultivos es otro factor devastador de los suelos en el país.

En ese sentido, por ejemplo, desbrozar tierras forestales o pastizales para la actividad agrícola afecta el entorno del suelo y reduce drásticamente el número y especies de organismos del suelo, señaló la organización mundial. Del mismo modo, el uso excesivo o indebido de productos químicos agrícolas ha provocado la degradación del medioambiente, en especial del suelo y los recursos hídricos, alertó.

FAO: ESTIMULAN MANEJO SOSTENIBLE DE LOS SUELOS

El representante de la FAO en Bolivia, Crispín Moreira, dijo que en Bolivia y en el mundo estimulan “la investigación y el manejo sostenible de suelos”.

Sin datos precisos en mano e información actualizada, no quiso hacer referencia a los planes de ampliación que tiene el Gobierno sobre la frontera agrícola. “Es un tema soberano del país”, atinó a señalar al respecto. “Los pueblos indígenas (tienen que) cuidar de la tierra”, acotó.