Canciller omite a Rodríguez Veltzé y a Mesa en su informe

0
16
Foto: Página Siete

El canciller David Choquehuanca afirmó ayer que el presidente Evo Morales fue el autor de la decisión de demandar a Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y que los demás fueron voceros, aunque aclaró que el objetivo del Gobierno no es excluir a nadie.

En  la rendición de cuentas de la Cancillería, la  Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar) informó sobre el trabajo y logros de la demanda contra Chile en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, pero no mencionó el trabajo del vocero de la demanda  marítima, Carlos Mesa, ni del agente ante la CIJ, Eduardo Rodríguez Veltzé.

A la conclusión del acto, Choquehuanca fue consultado sobre por qué  invisibilizó el trabajo de ambos  exmandatarios y respondió que el Gobierno no pretende   excluir a nadie, pero que los resultados positivos en el tema mar son atribuibles al Presidente porque consiguió el apoyo del Papa, de mandatarios y otras personalidades extranjeras.

El jefe de la diplomacia boliviana explicó que en 2010, cuando Chile canceló unilateralmente el mecanismo de consultas políticas establecido entre ambos países, fue  Morales  quien decidió explorar todas las alternativas para  hacer frente a las constantes dilaciones chilenas. 

“No queríamos caer en este juego, por eso (el Presidente) decide conformar esta Dirección de Reivindicación Marítima. Él es el que toma esta decisión (…), él decide quiénes tienen que ser parte del consejo”, explicó    y agregó que antes de  tomar esta decisión, Morales  se reunió con  los movimientos sociales, las Fuerzas Armadas,  los congresos y con yatiris (adivinos).

Una vez que fue conformada la  Diremar   -dijo el Canciller-  se buscó a los  abogados y profesionales, se concretaron reuniones en Argentina, Europa y  se informó  al Presidente. “Sobre esos informes  él es quien  toma la decisión de llevar (el tema mar) a la Corte Internacional de La Haya”, dijo.

Asimismo, informó que el “equipo” marítimo “se ajustó”  con la incorporación de  Rubén Saavedra, exdirector de Diremar;   Héctor  Arce, procurador del Estado, y otros especialistas.

En ese marco, insistió en que  fue el presidente Morales  quien tomó  la decisión y logró conseguir apoyo del Papa, de la canciller de Alemania, Ángela Merkel; del escritor Eduardo Galeano y otras personalidades que expresaron su respaldo a su demanda.  

“Seguimos avanzando y el presidente Morales decide incorporar otros actores. Necesitamos voceros que tienen que hacer conocer porque Chile dice que no hay ningún tema pendiente. Estos voceros muchas veces no participan en la redacción de los documentos, son voceros”, indicó.

Sin embargo, aclaró que la  intención del Gobierno no es  excluir a nadie. ” En este tema reconocemos nosotros. Si vamos a enumerar (a) quienes han trabajado la resolución de 1979. Nuestro homenaje, todos hemos  trabajado, nunca hemos renunciado los bolivianos (al tema mar) y lo hemos constitucionalizado, es este derecho irrenunciable y hay muchas autoridades, expresidentes, excancilleres que nunca han renunciado. Nunca nos hemos dado por vencidos, seguimos aportando, están los movimientos sociales. No estamos para enumerar a todos”.

“Mano negra” y  “mano blanca” en el Fondioc

El canciller David Choquehuanca afirmó ayer que en el liquidado  Fondo Indígena “hay una mano negra y una mano blanco”, y responsabilizó a los medios de comunicación de mediatizar los presuntos actos de corrupción en la entidad indígena.  

Afirmó que “(el daño) en el Fondo Indígena son 2,5 millones de dólares”. “¿Por qué tanta mediatización?, ¿por qué los medios no han mediatizado o hecho público lo de las barcazas chinas y otros temas?, ¿por qué la Contraloría no manda directamente a la Fiscalía (las denuncias) sobre los puentes Trillizos”,  reclamó el Canciller después  de ser consultado sobre quién sería la mano blanca en el Fondo Indígena.

El jefe de la diplomacia boliviana pidió a los medios de comunicación dar oportunidad a los involucrados en los presuntos actos de corrupción en el Fondo Indígena. 

La autoridad afirmó que el senador del MAS Jorge Choque  administró  siete proyectos, de los cuales cerró cuatro y  tres no logró cerrar por falta de un segundo desembolso, y como pruebas habría fotos, recibos y los beneficiarios.
“Por qué tienen que llamarlo (proyecto) fantasma y uno dice quién es