Carlos Mesa: No creo que la CIJ se declare incompetente

0
6

En medio de un inusitado apoyo a la causa marítima, millones de hashtags difundidos en las redes sociales de respaldo a la demanda, el vocero de la estrategia Carlos Mesa Gisbert no peca de demasiado optimismo en decir que Bolivia conseguirá una salida soberana sobre las costas del Pacífico, como lo hizo en 1975 el canciller Guillermo Gutierrez Vea Murgia enel Gobierno de facto del general Banzer, pero de lo que sí está seguro es que el Tribunal de Justicia de La Haya difícilmente podrá atender los alegatos jurídicos bolivianos por la claridad de sus planteamientos. A este hecho suma otro importante factor: la nutrida agenda de reuniones y contactos que ha cumplido Carlos Mesa desde abril de 2014 cuando fue escogido por el presidente Morales como portavoz oficial de la causa para explicar a presidentes y personalidades por el mundo que entre los dos países sí hay temas pendientes que resolver. Mesa es claro, demasiado didáctico y explícito; una elección correcta del presidente Morales ya que en su doble papel de comunicador e historiador ha sabido mover los hilos sensibles de un tema tabú para las elites chilenas e incluso  desconocido en s cabalidad por la comunidad internacional. Mesa reconoce con franqueza que el trabajo en equipo ha sido fundamental pero además que a este efecto suma y contribuye la imagen y las declaraciones del presidente Morales.

Como decide trabajar en un Gobierno que lo ha perseguido

Te lo contesto con una experiencia personal que me enseñó a decir que de esta agua no he de beber. Yo desarrollé, a pesar de la diferencia generacional, una muy buen amistad con Jorge Siles que en 1982 me invitó a ocupar la subdirección del periódico Última Hora que en ese tiempo editaba la revista Semana. En ese papel realizamos una encuesta para saber la opinión de la gente sobre los presidentes más significativos de Bolivia. El resultado arrojó a Víctor Paz Estenssoro como el presidente más significativo de la historia. A Siles que había sido militante de FSB no le agrado el resultado, él se opuso a publicar el resultado pero finalmente aceptó por ser un hombre de apertura a pesar de su posición conservadora. En 1987 el presidente Paz Estenssoro invita a Jorge Siles a ser Cónsul General en Santiago de Chile y me enteró por los diarios que él acepta la invitación porque Paz iniciaba las negociaciones del “enfoque fresco” que finalmente fracasaron. En lo íntimo pensé que barbaridad, como es posible que Siles siendo enemigo mortal de Paz Estenssoro acepte el cargo. Siempre me quedó la espina: ´qué sentido de oportunismo es este´, pensé. En mi caso, como todos saben, estuve en la primera fase del Gobierno del presidente Morales en la oposición sometido a tres juicios de responsabilidades que finalmente se desmerecieron. En 2011 resueltos estos procesos y en la oposición recibo la invitación del presidente Morales. Lo primero que se me vino a la cabeza fue Jorge Siles. En ese momento me dije: ´Carlos hay que entender el proceso. Jorge Siles lo hizo porque se dio cuenta que era una política de Estado, por razones patrióticas´. El concepto es que me costó dar el sí pero entendí que se trataba de una política de Estado. Había una antecedente que daba una señal distinta de que en el caso del mar el presidente no iba a manejarse de manera sectaria, Eduardo Rodríguez Veltzé había sido nombrado agente de Bolivia en La Haya. Fue una lección de que uno no debe juzgar fácil y de manera superficial.

¿Cómo se siente trabajando en una causa que ha abierto un sentimiento patriótico muy fuerte?

Siento que es un trabajo de equipo, estamos trabajando en esa lógica Eduardo Rodriguez como cabeza del equipo jurídico, el canciller con la coordinación general; el apoyo logístico y jurídico de Diremar, la lógica del presidente hace que mi trabajo no sea aislado. Lo más importante aquí es que, yo no digo nada que no sea parte de una estrategia previamente establecida y que no respete el contenido y los elementos conceptuales de la demanda jurídica. Creo que esa es la razón para que las cosas estén funcionando como están funcionando, además respetando el trabajo de cada uno y el presidente que es una especie de mascaron de proa, una figura que hace una gran tarea tanto desde el punto de vista de colocar cosas que quizá no son de mi estilo pero que reconozco funcionan muy bien y una cosa que debo reconocer de manera hidalga: la imagen que se ha ganado el Gobierno del presidente Morales en las Naciones Unidas es extraordinaria. Más allá de cualquier consideración ideológica, respeto lo que el presidente está haciendo.

Estos episodios cuentan como ventajas objetivas a la demanda

Porque primero se ha consolidado la idea de que Morales como presidente indígena ha logrado finalmente el fin de la discriminación y la incorporación de todos los bolivianos en la igualdad y segundo el éxito económico de la gestión, son posibilidades muy positivas de imagen, estabilidad política, económica e integración ciudadana.

Son elementos