CBBA: Más de 100 árboles están en “riesgo” por obras del tren en Sipe Sipe

0
32
Creditos Foto: José Rocha / Los Tiempos

Sólo en el tramo de 10 kilómetros de Sipe Sipe, la línea verde del tren metropolitano, unos 100 árboles están en “riesgo” y clasificados como añosos o enfermos, según un informe de la Asociación Accidental Tunari al municipio.

Muchos de los árboles están enfermos con el “taladro” y pueden ser retirados.

La cantidad de árboles en riesgo se conoció luego de que la pasada semana se reportó la tala de molles entre la comunidad de Montenegro y Suticollo a través de ambientalistas que registraron el hecho. En tanto que Los Tiempos verificó en un recorrido, el viernes, que se retiraban las ramas y maleza del desbroce. Pero, además, algunos vecinos acopiaron los troncos de molles talados en sus casas.

El viernes, en menos de media hora, tres camiones sacaron el material vegetal y los vecinos recogieron las ramas frescas para usarlas como leña.

“Ellos (la asociación) han hecho caer, nosotros hemos recogido nomás”, dijo una mujer que en la entrada a su casa tenía troncos de molle para asientos.

El sábado, el asambleísta, Freddy Gonzales (Demócratas), verificó que se desenterraban raíces de árboles.

Ayer, el secretario de la Madre Tierra, Gonzalo Muñoz, y la Asociación Tunari inspeccionaron la zona y negaron la situación al indicar que sólo se trata de talas antiguas, realizadas por comunarios.

Sin embargo, la Gobernación no acompañó la inspección con técnicos del Colegio de Biólogos ni de la Escuela Forestal o la Autoridad de Bosques, como suele hacerlo en otros casos.

“Cómo se puede certificar eso si no se han traído a peritos para determinar si es como ellos dicen. Además, se han borrado todas las pruebas, porque la tala fue hace más de una semana. El sábado, una cuadrilla de trabajadores sacaba varias raíces”, dijo el asambleísta.

Plan

Según el documento de Medidas de Mitigación (MM) y el Plan de Aplicación y Seguimiento Ambiental (PASA), aprobado por la Gobernación, Tunari comunicó que hay “la necesidad de talar eucaliptos y molles para la construcción de la nueva vía del tranvía metropolitano”.

El documento detalla: “Modificación de ecosistema, severidad en el proceso de erosión, reducción de la fijación de carbono y reducción de la humedad del ambiente”; pero también, advierte sobre las posibles presiones de la población y organizaciones ambientales por la tala (Pág. 22, Tabla Catálogo de Identificación y Evaluación de Riesgos Ambientales y Sociales).

Municipio

En la zona hay varios árboles enumerados a cada lado de la vía. Se trata de eucaliptos y algunos molles secos y vivos. También el consorcio realiza la limpieza de maleza.

“A nosotros nos han dicho que estos árboles (marcados) estarían en riesgo, pueda ser de que sean retirados o que caso contrario se les haga la evaluación correspondiente. Son varios árboles que están marcados, incluso son más de 100, no le puedo decir ahorita si esos van a ser derribados. Este árbol está marcado, lo más seguro es que va a ser derribado, porque está la mitad casi quemado, medio difícil que quede”, dijo el encargado de Madre Tierra de la Alcaldía de Sipe Sipe, Óscar Coria.

En declaraciones anteriores, el gerente del tren metropolitano, Domingo García, indicó que se sacarán 50 árboles secos, pero ayer declaró que la numeración es sólo para hacer un inventario. No precisó cómo se hará la restitución de especies en caso de una tala.

El asambleísta indicó que para sacar especies enfermas o secas se tiene que tener un estudio que certifique su estado de salud y con ello tramitar la tala ante la Alcaldía y ante la Gobernación.

“Tienen que tramitar una autorización a través del municipio y el fiscal ambiental. Se eleva a la Gobernación el informe correspondiente para que se haga seguimiento”, dijo. En el caso de afectar a molles, la Asociación Tunari, compuesta por JOCA y Molinari, debe sacar otra licencia ambiental.

“La información es insatisfactoria para nosotros, porque no nos están aclarando con exactitud todo lo que se va a hacer, porque en el documento del plan de mitigación tengo mis dudas, dónde habrán hecho este tema, inclusive, el tipo de letra del documento, estamos todavía investigando”, dijo Gonzales.

Explicó que en otros casos la Gobernación es muy exigente con los detalles del plan de mitigación ambiental, lo que no pasa con este proyecto. “En el caso de algunos proyectos particulares, la Madre Tierra es absolutamente rigurosa y les pide detalle de los árboles a ser sacados”, dijo.

Siguió: “Desde la entrega de la licencia, para nosotros hay dudas sobre el accionar de la Gobernación frente a esta ficha ambiental (categoría 3) y a este programa de prevención que es genérico, nos hubiera gustado que sea más específico y que planteé un cronograma de tala y cantidad. Ya lo deberían tener, por eso este documento no cumple requisitos y es incompleto”.

El tren metropolitano se adjudicó en 2017 a JOCA y Molinari por 447 millones de dólares.

 

Especies con números. Se trata en su mayoría de eucaliptos y molles que están enfermos y secos; podrían se talados en la construcción.

 

NO SE CUMPLE CON LA MITIGACIÓN

El Consorcio Tunari en la zona de Suticollo, en Sipe Sipe, realiza el desbroce y destronque, además del rellenado y compactado.

Más de 15 obreros trabajan en el lugar, pero la empresa no cumple el plan de mitigación ambiental, que determina que por cada 15 trabajadores se debe instalar basureros. A pesar de la cantidad de trabajadores y el uso de más de cinco equipos pesados, tampoco hay baños portátiles para los obreros ni señalización, por lo que se está infringiendo la norma.

 

DESTINO DE RESIDUOS

El titular de la Madre Tierra, Gonzalo Muñoz, no pudo precisar acerca del destino de los residuos que generará la obra en Sipe Sipe. “Hay que preguntarle a ellos (consorcio), pero se trata de residuos orgánicos que no generan mucho daño”, dijo.

“En algunos casos los están arrocinando en el lugar solamente, los rastrojos se dejarán en el sector ladrillero y para las ramas se les ha dado un predio municipal, pero hasta la otra semana no habían dejado nada”, dijo el responsable de Madre Tierra de Sipe Sipe, Óscar Coria.

 

DIFERENTES OPINIONES

“Se quiere hacer una comparación casi odiosa, pero en el caso de la Ramón Rivero nosotros lo que cuestionamos es la ausencia de procedimientos, que aquí sí existen. Cuestionamos la medida, cómo se la ha hecho sin socializar”. Gonzalo Muñoz. Madre Tierra-Gobernación

“Dicen que son talas antiguas y por qué no han venido con sus técnicos para hacer las pericias, nosotros (el sábado) hemos encontrado obreros retirando las raíces, se ha contaminado toda la zona. Hemos visto molles talados aunque ellos lo nieguen”. Freddy Gonzales. Asambleísta Demócrata

“Más de 100 árboles están marcados, no le puedo decir ahorita si esos van a ser derribados. Este árbol está marcado, lo más seguro es que va a ser derribado, porque está la mitad casi quemado, medio difícil que se quede”. Óscar Coria. Madre Tierra-Sipe Sipe

“El cuestionamiento de la licencia ambiental) es un tema de la oposición. Todo el mundo opina, ellos dirán que no, otros dirán que sí. Lo único que puedo decir es que disponemos de una licencia para hacer los trabajos que estamos haciendo”. Domingo García. Gerente del Tren

 

PEDIRÁN AUDITAR EMISIÓN DE LICENCIAS AMBIENTALES

La Gobernación entregó una licencia ambiental categoría 3 para la construcción del tren metropolitano, por lo que la obra puede ser construida sin socialización ni aprobación de los vecinos. Pero el asambleísta, Freddy Gonzales, considera que la categoría debía ser 2, para que se haga por la consulta ciudadana.

Ante esa situación, Gonzales pedirá una auditoría a la emisión de ésta y otras licencias ambientales.

“No es la primera vez se está categorizando mal, en el caso de Vinto, donde la construcción del puente de Loma Linda ha causado una inundación, se ha entregado una ficha ambiental categoría 4, la más mínima, que no corresponde para una obra cerca del río y ahí sucedió la desgracia”, declaró el legislador.

 

MUJER SE “CASA” CON FICUS PARA EVITAR QUE LO TALEN

EFE

Una mujer de Fort Myers, en la costa suroeste de Florida (EEUU) se ha “casado” con su amado de toda la vida, un ficus centenario gigante que extiende su sombra benefactora en un parque público, para intentar evitar que las autoridades lo corten, informaron ayer medios locales.

Karen Cooper organizó este fin de semana una boda, con vestido blanco, torta e invitados, en el parque Snell Family de Fort Myers, siguiendo los pasos de un grupo de activistas mexicanas contra la deforestación de los bosques, que decidió llamar la atención contrayendo matrimonio con árboles en ceremonias simbólicas.

“Lo vi y pensé que deberíamos casarnos con el ficus, como algún tipo de broma, pero la gente me dijo que era una buena idea”, apuntó.