Christian Schilling. La sensibilidad de quien dedica el 100% a mejorar la salud

0
107

Se encarga en persona de supervisar el funcionamiento de una de las compañías fabricantes de fármacos más importantes del país. Droguería Inti ha desarrollado alrededor de 1.000 productos que se elaboran bajo estrictas normas de calidad. Christian Schilling, gerente general de Inti, se encarga de ejecutar proyectos relacionados con el bienestar social de la población a través de la comercialización de productos de alta calidad, además de la estabilidad y seguridad a sus empleados. Este año Inti cumplió 82 años, compañía que además de sus indiscutidos logros participa de operaciones en bolsa con una actividad resuelta e impoluta que se ha ganado un lugar en la categoría de prestigio.

 

¿Su actividad profesional está vinculada con mejorar las condiciones de vida de la población a través del aporte a la salud que su empresa realiza? El aporte de la empresa a la salud en Bolivia es a través de medicamentos de calidad. Además, quiero resaltar la importancia de que el aporte también radica en brindar fuentes de trabajo dignas, seguras y sostenibles.

 

¿Por qué su interés de seguir invirtiendo en el desarrollo de la ciencia farmacéutica, cuál es la proyección de Inti de aquí en adelante? El desarrollo de la ciencia farmacéutica es difícil en Bolivia pero al fin es el rubro en el cual Inti desarrolla sus actividades. Desarrollamos el sector en buena parte a través de transferencia de tecnología y conocimientos adquiridos por medio de nuestros socios comerciales extranjeros y su difusión interna como también el intercambio de ideas, conocimientos y experiencias con las autoridades. En este rubro es imperativo invertir. El manejo de medicamentos es muy exigente y los consumidores de los productos que Inti comercializa merecen recibir un producto en condiciones de calidad óptima.

 

¿Existe algún secreto para haber levantado una industria de las más importantes en el país? El éxito de Inti no se podría explicar sin su talento humano, altamente competitivo, comprometido y con sólidos valores que le han permitido consolidarse como la industria líder en el mercado farmacéutico boliviano. Todo ese trabajo es acompañado con inversiones para adquirir tecnología de última generación y aplicar procedimientos de producción modernos que garantizan la calidad y excelencia de cada medicamento que producimos.

 

La historia de Inti está estrechamente ligada a la familia Schilling y a una pomada que fue la que posibilitó el crecimiento de la empresa, ¿puede contarnos una parte de esa historia? Desde sus inicios, la historia de Inti está muy relacionada con la innovación, una cultura de trabajo promovida por Ernesto Schilling, fundador de Inti y además creador de Mentisan, un producto que revolucionó la industria farmacéutica de Bolivia y que se ha convertido en el remedio indispensable para las familias bolivianas.  En un principio, Droguería Inti tenía como razón social Droguería Hamburgo; sin embargo, desde 1947 recibió la nueva denominación. A partir del año 2000, Inti inicia un proceso de modernización para atender las crecientes y nuevas exigencias en el país y el exterior y para cumplir la ley del medicamento en Bolivia. El 2003, la planta recibe la certificación Buenas Prácticas de Manufactura BMP/GMP, convirtiéndose en el primero del país en recibir ese aval.

 

¿A cuánto asciende la inversión que han realizado a lo largo del tiempo y que es lo que usted destaca de esa inversión? La confianza de los bolivianos, ha sido muy importante para alcanzar un crecimiento promedio del 10 por ciento los últimos tres años y se proyecta que en los próximos la cifra se aproxime a ocho. Ese movimiento económico, nos ha permitido realizar los últimos meses una inversión de 4 millones de dólares en infraestructura y en la adquisición de tecnología para optimizar los procesos en la planta de producción y en almacenes.

 

Usted ha indicado que Inti ha conformado un grupo humano de excelencia llamados los ´agentes de cambio´ que pueden cambiar la cultura del país en temas como la violencia de género, ¿qué lo hace pensar de esa manera? La violencia contra la mujer no tiene sólo consecuencias económicas en las empresas, trasciende a niveles más profundos porque daña y desintegra a las familias e impide que las mujeres se realicen de manera personal y profesional.  Inti, comprometida con el bienestar de sus colaboradores, implementó desde hace tres años, un programa integral denominado “Empresa Segura – Cero Tolerancia hacia la Violencia contra la Mujer”, que se inició con la identificación y control de los patrones de gestión inequitativa. Posteriormente desarrolló una estrategia integral de prevención, atención y sanción, que fue implementada a través de campañas de sensibilización y capacitaciones con expertos. Con el propósito de generar conciencia y llegar a la sociedad, se creó el medicamento simbólico ‘Valórate’, que motiva a las mujeres a tener confianza en sí mismas y denunciar a los agresores.

 

Inti es una empresa que aplica en la Bolsa Boliviana de Valores ¿cuál es la clave del éxito para haber logrado esa transparencia? Todos los procesos administrativos, de producción y logísticos cumplen estrictos estándares de evaluación y transparencia que han sido importantes para cotizar en la Bolsa Boliviana de Valores, donde hemos obtenido la calificación AA2, lo que avala que todos los bonos que emitimos son de alta calidad crediticia y que los factores de protección son fuertes, mientras el riesgo es moderado. Es importante destacar que nuestro objetivo es emitir bonos accesibles para que jubilados y ahorristas, tengan una alternativa de inversión y se beneficien con intereses atractivos, financiando a una empresa nacional que lidera el mercado farmacéutico.