CIDH plantea investigación internacional independiente sobre las “graves vulneraciones de derechos humanos”

0
73
Creditos Foto: Pablo Rivera/Los Tiempos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA) emitió ayer un informe preliminar de su visita a Bolivia en el que realiza 16 recomendaciones y celebró la decisión del Gobierno transitorio de aceptar una investigación internacional independiente sobre las “graves vulneraciones de derechos humanos” que ocurrieron en el país durante la crisis electoral que comenzó el 20 de octubre.

En su informe, la Comisión observó con extrema preocupación que, en el contexto de la violencia sociopolítica generalizada que se desencadenó en los períodos previo y posterior a las elecciones “se ha registrado una serie de graves violaciones de derechos humanos de amplio espectro y lamentables consecuencias, mucho más allá del contexto de la protesta social, al nivel más estructural y fundamental de la sociedad boliviana, con profundas repercusiones sobre la vida cotidiana del país”

La CIDH señaló que Decreto Supremo 4100, que establece una indemnización para las familias de las víctimas de la violencia, no puede excluir la posibilidad de que las familias asistan a los tribunales internacionales.

La CIDH urgió la realización de una investigación internacional independiente sobre los sucesos que se han registrado en el país a partir del mes de octubre de 2019.

En este sentido, la CIDH celebra que su solicitud coincida con la voluntad expresada por el Gobierno interino que expresó en una carta que “será esa investigación internacional la que investigue los actos de violencia y las violaciones a los derechos humanos ocurridos en Bolivia entre octubre y diciembre de 2019”.

El Gobierno interino señaló a la OEA que “estamos plenamente de acuerdo que haya una investigación internacional imparcial la que determine y califique los hechos de violencia ocurridos en Bolivia”.

La Comisión OEA realizó 16 recomendaciones: crear un mecanismo de investigación internacional sobre los hechos de violencia ocurridos en Bolivia; respetar y garantizar el goce pleno de los derechos a la protesta, a la libertad de expresión, a la reunión pacífica y a la participación política.

También recomendaron tomar medidas dirigidas al cese de la violencia y de la represión armada; desmantelar los grupos armados particulares en todo el país, del bando que sean; establecer un plan de atención inmediata y reparación integral para las víctimas y sus familias; sistematizar la información de las personas atendidas en los hospitales públicos y privados y entregar los salvoconductos a las personas que se encuentran asiladas en las embajadas de México y Argentina, o en otras sedes diplomáticas.

Asimismo, la OEA sugirió fortalecer la Defensoría del Pueblo; revisar todas las imputaciones de los detenidos en el conflicto; garantizar el ejercicio del derecho a la libertad de expresión; iniciar un proceso nacional de diálogo y reconciliación; investigar, juzgar y sancionar a los responsables; protección contra testigos, entre otros.

 

LA COMISIÓN SUGIERE UNA VISITA “IN LOCO” A BOLIVIA

La CIDH, que estuvo en Bolivia entre el 22 y 25 de noviembre, recomendó la creación de un Mecanismo Especial de Seguimiento en Materia de Derechos Humanos para Bolivia y permitir a la CIDH realizar una visita “in loco” a la mayor brevedad, que haga posible a la Comisión ampliar el marco temporal de verificación de la situación de los derechos humanos en el país, incluyendo en su análisis hechos, procesos y factores causales anteriores al periodo estricto de las observaciones, que pueden tener alto valor explicativo.