Creación de la Red Andina contra la trata y tráfico

0
65

Defensorías de cinco países crearán la Red. La iniciativa fue analizada por un grupo de técnicos y especialistas que participaron de un seminario internacional sobre este tema.

Los Defensores del Pueblo de Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela acordaron y aprobaron la conformación de la “Red del Consejo Andino de Defensores del Pueblo contra la Trata y Tráfico de Personas”, delito al que identificaron como una de las más graves formas de vulneración de derechos humanos en la actualidad, y que afecta por igual a todos los países de la región.

Esta decisión, que fue asumida durante el encuentro del Concejo Andino de Defensores del Pueblo que esas autoridades sostuvieron el 17 y 18 de este mes en la ciudad de Santa Cruz, está expresada en el punto séptimo de la Declaración de Santa Cruz suscrita por los Defensores que señala: “Asumimos como prioritaria para la gestión del Consejo Andino de Defensores del Pueblo, la implementación de iniciativas y proyectos comunes referidos a la trata y tráfico de personas; derechos de las personas migrantes; derechos de las personas adultas mayores; el intercambio de información y gestión del conocimiento y el fortalecimiento de las acciones de educación en derechos humanos”.

Una vez definida como prioridad, la iniciativa fue analizada por un grupo de técnicos y especialistas de los cinco países que participaron de un seminario internacional sobre el tema, al que asistió, además, un delegado especial de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, Argentina.

El defensor boliviano, Rolando Villena, quien preside al Consejo Andino desde marzo de este año, explicó que la Red pretende articularse a las iniciativas sobre el tema que se están desarrollando en la Argentina, a través de la implementación del Observatorio Latinoamericano de Derechos Humanos. “Por lo que a futuro podríamos tener una red que trabaje el tema desde las Defensorías en todo el continente”, remarcó.

Villena señaló que inicialmente se realizará una investigación sobre la situación de trata y tráfico en los países andinos que indague, no solamente las cifras del problema, sino que nos dé una idea clara de las normativas, ámbitos de vulnerabilidad, modalidades de captación, tránsito y retención de las víctimas, pero sobre todo que identifique los espacios de trabajo común en lo que la Red intervendrá.

Explicó también que se ha determinado realizar un protocolo de seguimiento a las oficinas consulares de los países miembros para involucrar a estas instancias, además de realizar gestiones para lograr un mayor nivel de incidencia y coordinación con entidades como el Parlamento Andino, la Secretaria General de la Comunidad Andina, el Consejo Presidencial Andino y el Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores. Finalmente, se tiene previsto realizar una campaña Regional de Prevención, así como gestionar acciones en el ámbito educativo.

Al referirse al día nacional contra este flagelo, el defensor Villena recordó que la trata y tráfico de personas es un fenómeno complejo y de larga existencia, sin embargo es en nuestras sociedades y bajo el sistema en el que vivimos que ha recrudecido y se ha convertido en la tercera forma más habitual de los crímenes organizados después del narcotráfico y el tráfico de armas, debido a que genera anualmente en el mundo unos 32 mil millones de dólares y hace víctimas a 2,4 millones de personas, el 70% lo constituyen mujeres.

En este tipo de delito se combinan la violencia, los abusos de poder, la manipulación de personas vulnerables y el crimen organizado. Las víctimas son fundamentalmente mujeres, niñas, niños y adolescentes pobres, con escasa información, altamente vulnerables y con limitadas posibilidades de inserción laboral. Además de estas carencias, inciden otros factores del entorno que facilitan la captación como la corrupción policial, la tolerancia hacia la prostitución juvenil e infantil, la abundancia de trabajos irregulares y la impunidad.

El Defensor resaltó la voluntad política de las instituciones del Estado y del Gobierno para enfrentar este problema, a través de la promulgación de una ley específica, la participación de entidades del Estado en las distintas redes y las acciones con resultados concretos de los organismos de seguridad y del Ministerio de Gobierno para investigar, perseguir y detener a las bandas criminales dedicadas a estos delitos que operan en nuestro país.

DATOS

En Bolivia existen dos formas de trata, la interna que se refiere a la captación de mujeres y menores del área rural o de ciudades fuera del eje para ser víctimas de explotación sexual y comercial, y la externa en la que muchos compatriotas son llevados a naciones vecinas con los mismos propósitos.

La Defensoría dentro de su rol de vigilar el respeto a los derechos humanos ha impulsado la conformación de 17 redes contra la trata y tráfico, una nacional, nueve departamentales y siete en frontera.