Crisis en El Alto deriva en tema de inseguridad

0
57
Foto: dat0s

Ya se había visto: la fuga del empresario peruano Martín Belaunde Lossio derivó en una profunda crisis en la Policía y la Justicia que fue conjurada por el presidente Morales con su captura y posterior entrega a las autoridades peruanas. El propio presidente dijo que había niveles que ayudaron al evadido, como más tarde se comprobó efectivamente. Con el conflicto desatado en El Alto nuevamente se pone al descubierto la crisis de seguridad aunque esta vez en un tema netamente político por la resistencia de exautoridades a dejar sus cargos ediles que perdieron por el voto.

Altas autoridades del Ejecutivo señalaron que el conflicto suscitado en El Alto por la decisión de las juntas  vecinales de nombrar sus propias autoridades es un problema exclusivamente municipal. De esta forma el Gobierno pretende desligarse de un tema que va más allá de su participación o conocimiento porque tiene que ver con la seguridad de la urbe alteña.  Los dirigentes de las juntas de vecinos que se niegan a dejar sus puestos anunciaron bloqueos y hasta amenazaron con cortar el suministro de agua potable en algunas zonas de la segunda ciudad más poblada de Bolivia. Además de ese tipo de amenazas, vecinos que no están de acuerdo con estas medidas de presión denunciaron que se los obliga a participar de las protestas bajo amenazas de cobrarles 400 bolivianos (unos 60 dólares) si se niegan a hacerlo.