Cuando la muerte es el límite

0
16

El misterioso asesinato de un político y empresario boliviano en Brasil. Andrés Heredia Guzmán era suplente del senador Roger Pinto. Dinero sucio, extorsión o envidia. Cuatro tiros de un arma calibre 38 cegaron su vida a los 60 años. Negocios multimillonarios y la historia del crimen.

En noviembre de 2006 el presidente Evo Morales decía que con la aprobación de la Ley de Recon­duc­ción Comu­ni­taria de la Reforma Agraria que mod­i­ficó la Ley INRA de 1996 se “terminó el latifundio en Bolivia”. La sanción de esa ley fue combatida ardorosamente por la oposición y su aprobación se convirtió en el primer gran triunfo del Gobierno. El jefe de Podemos, Tuto Quiroga, había pedido a su bancada replegarse para evitar su aprobación y después de varios días de bloqueo finalmente fue promulgada por el jefe de Estado. Entonces, el MAS no era mayoría en la cámara Alta y necesitó los votos de tres senadores disidentes. Simultáneamente, el Senado aprobó 44 con­tratos petroleros y la Con­sti­tuyente refrendó su reglamento de debates. La artillería masista se ponía en movimiento.

“Se ter­minó el lat­i­fun­dio en Bolivia, ahora ten­emos un instru­mento legal para acabar con los ter­rate­nientes en el ori­ente boli­viano. Es difí­cil defender a los pobres y a los pueb­los indí­ge­nas, pero feliz­mente esta­mos unidos, orga­ni­za­dos y mov­i­liza­dos”, dijo el pres­i­dente Morales en pres­en­cia de cien­tos de indí­ge­nas y campesinos que col­maron el hall y los bal­cones de Pala­cio de Gobierno.

La promulgación de la ley no habría sido posible sin el apoyo de los senadores de Podemos Mario Var­gas y Andrés Here­dia Guzmán; y del legislador Abra­ham Cuel­lar Araujo, de Unidad Nacional (UN). Heredia era el suplente del controvertido senador Roger Pinto. La actitud de los tres legisladores fue interpretada entonces como una traición a los principios partidarios que habían defendido hasta ese día. El propio presidente Morales, salió al paso de las acusa­ciones de algunos diputa­dos por sobornar senadores de la oposi­ción. “No hemos pagado, ten­emos dig­nidad y honor”, dijo el presidente.

Hasta entonces el senador suplente Andrés Heredia Guzmán era mencionado de manera tangencial en diferentes ámbitos políticos. Quizá, una de sus más importantes intervenciones fue cuando a pocos días de la Nacionalización de los Hidrocarburos, en Mayo de 2006, el emisario del expresidente brasileño Lula da Silva, José Dirceu, se reunió con un grupo de opositores en la casa de Heredia, ubicada en el barrio de Cota Cota en la zona sur de La Paz.

En torno a ese encuentro el diario Folha de Sao Paulo señaló que “la reunión entre el exministro petista (por PT), con la oposición boliviana duró alrededor de dos horas. El local fue la casa del senador suplente Andrés Fermín Heredia Guzmán. En la ocasión, de acuerdo a la versión de Heredia, “José Dirceu estaba seguro que no habrían medidas contra los intereses del Brasil”. Además, el emisario del mandatario brasileño habría manifestado que “si Evo se porta mal nos vamos de Bolivia”.

Es posible que ese haya sido el momento de mayor apogeo en la carrera del exsenador boliviano, a quien hoy la propia oposición lo sindica de haber participado en la negociación del caso Catler en el que perdió la vida un joven empresario tarijeño y llevó a la cárcel al expresidente de YPFB, Santos Ramírez. Asimismo, hay voces que lo sindican de oportunista y traidor cuando el Gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada selló la capitalización del Lloyd Aéreo Boliviano. En 1966 Heredia habría ayudado a Wagner Canhedo, exdueño de la VASP a comprar mitad del Lloyd Aéreo Boliviano (LAB). Pero lo más grave de todo es su aparente relación con el narco en Pando. Hay demasiada información en sentido de que la ruta de la cocaína peruana hacía el Brasil se convirtió en un verdadero negocio y presumiblemente el exsenador tenía alguna relación con esa actividad.

De acuerdo a la revista Veja de Brasil el exsenador también realizó lobby para empresas brasileñas que consiguieron contratos para construir carreteras en Bolivia. Heredia Guzmán “es sindicado en por lo menos cuatro procesos por daño moral y deudas. En otro proceso, dice Veja, uno de sus nueve hijos lo acusa de abandono y pide 150. 000 reales de indemnización”.

Habilidad en los negocios

Heredia mantuvo una relación de aproximación en el mundo de los negocios con empresarios y políticos brasileños hace por lo menos 25 años. Se especula que el ex ministro de la Casa Civil, José Dirceu, que hoy está detenido por su participación en el escándalo del “Mensalao” habría apadrinado algunos contactos al ex senador boliviano. Lo cierto, es que Heredia Guzmán comenzó a volar muy alto de la mano de gente muy influyente y poderosa en Brasil; tanto en el ámbito de la política como del mundo de los negocios.

Además, el exsenador boliviano comenzó de destacar en los círculos mediáticos brasileños, frecuentando programas de televisión. En una reciente entrevista con el Jornal Record News dijo de Evo Morales que “está sacando a miles de bolivianos de la extrema pobreza; por tanto, el pueblo está satisfecho con su gestión”. En el mismo programa reconoció que es probable que Evo no alcance los dos tercios de la Asamblea Legislativa en las elecciones de este año, pero remarcó que “el presidente Morales será nuevamente reelecto para un nuevo mandato”.

La Gazeta Rusa

Ninguno de sus allegados se explica cómo Andrés Fermín Heredia Guzmán escaló en los círculos políticos y empresariales más altos y exclusivos de Brasil. El exsenador boliviano integró la delegación oficial de la presidenta Rousseff a Rusia a mediados de 2012 y pasó a hacer negocios con el otrora multimillonario Olacyr de Moraes que en la