Derrame de ocho barriles de petróleo en Monteagudo

0
28
Creditos Foto: El Diario

Aparentemente no existen daños mayores después que, a causa de las lluvias y deslizamientos en la zona del chaco chuquisaqueño, en los últimos días se averió un ducto, derramando al menos ocho turriles de petróleo en el sector de Cerrillos de Monteagudo.

Según explicación dada a conocer por Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), fueron las intensas lluvias y deslizamientos de tierra que azotan el chaco chuquisaqueño que provocaron un daño al oleoducto que va desde el Campo Monteagudo a la Estación Cerrillos a 3.5 kilómetros del Pozo MGD-24, operado por Repsol.

A través de un boletín, petrolera estatal aseguró que el incidente fue menor, sin consecuencias a personas y con una mínima afectación al medioambiente.

El accidente se produjo en la noche del sábado 1 de abril del presente año, cuando la caída de un árbol también impactó en la tubería ocasionando la rotura de la misma.

El área aproximada de daño es de 90 metros cuadrados, pero personal especializado procedió a levantar el suelo contaminado y lo acopió en geo membrana. “Se realizaron trabajos de recuperación del terreno afectado, retirándolo desde el lugar hasta la fosa impermeabilizada para acopio de material contaminado en la Batería 4”, menciona un informe de Repsol.

 

ACCIONES INMEDIATAS

Se trasladó al lugar personal de Seguridad y Medio Ambiente y la Brigada de Control de Derrames, se cerró la válvula del oleoducto más cercana al tramo afectado, se realizó diques de contención, se colocó turril para evitar posible caída del petróleo al suelo, se hizo el monitoreo de gases en el área afectada, se recuperó el suelo contaminado y se trasladó a fosa de empetrolados.

La empresa Repsol cada mes bombea petróleo del campo Piraimiri a Cerrillos, la última vez lo hizo el 24 de marzo, según reportó a la Secretaría de Medio Ambiente de la Gobernación al diario local Correo del Sur.

Unos ocho barriles de petróleo, que equivalen a 1.272 litros, se derramaron al suelo y la quebrada en el sector de Pital, de la población de Cerrillos, municipio de Monteagudo, a consecuencia de la rotura de un ducto. La Secretaría de Medio Ambiente de la Gobernación evalúa los daños que habría provocado el derrame en las comunidades aledañas.

“En el momento en que ocurrió el hecho no estaban bombeando el petróleo, por lo tanto, todo lo que se ha derramado son restos que estaban almacenados en el ducto, en el sector donde ocurrió la rotura”, informó el secretario de Medio Ambiente y Madre Tierra de la Gobernación, Yamil Flores.

Al llamado de los pobladores de Cerrillos, la Secretaría de Medio Ambiente acudió el martes a la zona afectada para verificar el hecho y realizar una cuantificación de los daños. En la inspección constató que la empresa tomó medidas de prevención en el sector, aunque falta conocer si provocó algún daño a personas, animales y plantas a lo largo de la quebrada.

“La denuncia ha sido muy preocupante porque indicaban que eran 15 comunidades afectadas; evidentemente desde el sector donde ha sido la rotura hasta la intersección con el río El Bañado y más abajo, hasta llegar al río Parapetí, hay unas 12 a 15 comunidades, que si hubiese sido una gran cantidad de crudo, que se hubiese vertido a los afluentes de agua, con seguridad hubiera sido una contaminación tremenda”, concluyó la autoridad.