Desde 2011, cinco jefes de la FAB no pagaron impuestos del TAM

0
54

Cinco comandantes de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) no pagaron los impuestos correspondientes  a Transporte Aéreo Militar (TAM), desde 2011. Según fuentes de la fuerza castrense, el dinero fue usado en la compra de repuestos y tras necesidades para las aeronaves.

El incumplimiento de los pagos data desde 2011, cuando Tito Gandarillas era el jefe de la FAB.

En 2012 tampoco se pagaron los impuestos, el comandante accidental era Liborio Flores. Wálter Montecinos, quien estuvo al frente de la fuerza en 2013, también incumplió con los tributos; le siguió Víctor Hugo Meneses, que estuvo a cargo en la gestión 2014 y, finalmente,  Juan Gonzalo Durán, comandante de la FAB en 2015 que tampoco cumplió con el pago de impuestos.

De acuerdo con las fuentes cercanas a la FAB, no se conoce aún sobre las acciones que hizo el actual comandante, Celier Aparicio, para cumplir con el Servicio  de Impuestos Nacionales (SIN).

Si bien no se sabe el monto de la deuda que se generó en cada gestión, el Gobierno reveló que en total son 70 millones de bolivianos de impuestos que están pendientes de pagar, por lo que el SIN asumió medidas coactivas como  el “gravamen de bienes” y “la retención de fondos” para cobrar la deuda.

Desde 2011 hasta 2015 la FAB hizo compras de motores y repuestos para la operabilidad de las aeronaves. Éste fue el argumento de los excomandantes para haber incumplido con el pago de impuestos.

En proceso de adecuarse

Mediante un decreto supremo  se estableció que la FAB tienen un plazo de 45 días para certificar y crear la empresa que regulará sus operaciones a la normativa aeronáutica civil vigente y será de duración indefinida. Ésta será dependiente de esta fuerza castrense.

Es decir, en el término del plazo el TAM será una empresa comercial estatal y se regirá con las normativas de la aeronáutica civil en Bolivia. Asimismo, los servicio del TAM militar seguirán vigentes para hacer las coberturas a zonas alejadas.

En ese sentido, el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, anunció en una anterior oportunidad que una vez que se cree la empresa comercial ésta estará a cargo del pago de los impuestos que se debe al SIN.

La autoridad dejó en el tapete la posibilidad de que se haga un plan de pagos para que sea más accesible de cancelar, pero no se ha tomado una decisión oficial.

Desde el TAM informaron a este medio que la entidad no da información actualmente debido a instrucciones superiores, mientras esté en el proceso de convertirse en una empresa comercial.

 

Las irregularidades

  • Compras En 2015 la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) compró motores para las aeronaves de Transporte Aéreo Militar (TAM). Hace días se conoció que esta entidad tuvo una pérdida de 5 millones de dólares por la adquisiciones de los aparatos debido a que éstos dejaron de funcionar y por ende los aviones dejaron de operar.
  • Proceso El entonces comandante de la FAB, Juan Gonzalo Durán, actual comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, autorizó la compra de los motores mediante el procedimiento de excepción, modalidad que no está permitida para la fuerza castrense, ya que va contra las normas.