Detenciones e investigaciones por muertes de uniformados

0
50

La fiscal Edna Montoya ordenó anoche la detención de dos oficiales de la Policía presuntamente implicados en la muerte de Cinthia Poma Gutiérrez, cadete de la Academia Nacional de Policías (Anapol), que falleció el lunes en circunstancias aún no esclarecidas.

Mientras tanto, por las muertes de los cadetes en Sucre, el martes pasado, se iniciaron cuatro investigaciones para esclarecer las causas e identificar a los responsables del hecho.

La fiscal Edna Montoya determinó anoche la aprehensión de los dos oficiales instructores de la Anapol, el capitán Maicol Benjamín Rojas Tórrez y del teniente Manuel Alejandro Aguilar, quienes habrían presuntamente sometido a castigos físicos a las cadetes de tercer año de la academia policial el pasado lunes.

Montoya tomó esa determinación, luego de realizar una inspección, junto a representantes de Derechos Humanos, de la Defensoría del Pueblo y de la diputada Benancia Gutiérrez, al lugar donde fueron castigadas las cadetes y al dormitorio de Poma.

La inspección se inició alrededor de las 16:00 y concluyó cerca de las 21:30.

Wilson Echave, abogado de la familia de Poma, anunció que presentará una querella penal en contra de cuatro oficiales de la Anapol -dos capitanes, un teniente y una subteniente- y los posibles autores, cómplices y encubridores, por el delito de feminicidio ya que estos efectivos habrían sancionado a los cadetes con actividades físicas, que provocaron el deceso de Poma.

Según el abogado, estos cuatro oficiales estaban presentes cuando se sancionó a los cadetes con ejercicios físicos y en las investigaciones se determinará la participación de cada uno de ellos.

Dijo que según algunas versiones de los testigos, cuando Poma se desvaneció no recibió el auxilio respectivo ni inmediato, “negligencia que derivó en la muerte de la cadete”.

Pese a que ya se practicó la autopsia al cadáver de la cadete, el informe forense todavía no fue hecho público hasta la fecha.

Un informe médico de la clínica policial Virgen de Copacabana señala que el deceso de Poma se produjo como consecuencia de una crisis asmática.

Un familiar de la cadete declaró que sospechaba que Cinthia fue torturada, ya que en su cuerpo se hallaron hematomas y sangre coagulada en los bronquios.

Investigaciones en Sucre

Por la muerte del cadete Luis Stter Organivia (16 años) del Liceo Militar y el soldado del Grupo Aéreo “67”, Alan Álvarez Llusco, se iniciaron cuatro investigaciones separadas para determinar la verdad de los hechos, una por el Defensor del Pueblo, las otras dos por el Ejército y la Fuerza Aérea y la cuarta por el Ministerio Público.

Los cuerpos de los dos militares fueron velados ayer y trasladados a la ciudad de La Paz. Ambos uniformados perdieron la vida, el martes, en el río Quirpinchaca en Sucre, cuando intentaban rescatar el vehículo de un oficial, que estaba siendo arrastrado por la riada.

El comandante del Liceo Militar, Alex Baldivieso, informó que se instruyó un sumario e insistió ante medios de prensa que la muerte de ambos soldados, se debió a un hecho fortuito originado en una situación de emergencia. Explicación que los familiares de los dos uniformados no aceptan.

Baldivieso descartó que los militares hubiesen ingresado al río a rescatar la vagoneta obligados por algún superior, y, recurriendo a los videos difundidos por distintos medios, sostuvo que “no hay voces de mando, sino pedidos de ayuda”.

Añadió que las grabaciones muestran a personas particulares pidiendo ayuda y otras voces que alertaban sobre el peligro de las crecidas aguas del río y que también se escucha a otras que más bien exclamaban: “¡Salgan, salgan!”.

El vehículo que los militares intentaban rescatar pertenece al Tcnl. de la Fuerza Aérea José Antonio Campero.

Según el examen forense, Steir murió a causa de una “asfixia por inmersión” y Álvarez por un fuerte golpe en la cabeza.