El tormento del Fútbol

0
31

En el vuelo de Amaszonas a Sucre, el integrante de una delegación de fútbol a mi lado en el mismo avión, comenta que la FIFA, apuntada por una gigantesca corrupción a nivel planetario, destina enormes cantidades en dinero fresco para desarrollar actividades vinculadas al fútbol. En la conversación aporta datos: “Para cumplir su misión de organizar y fomentar el fútbol, la FIFA solventa económicamente la estructura administrativa de sus 209 asociaciones afiliadas. Además, les proporciona recursos para su desarrollo por medio de proyectos futbolísticos”.

“El compromiso de la FIFA va más allá del terreno de juego”, continúa. “Su meta es ayudar a mejorar aspectos administrativos de sus afiliados; destina dinero para formar y capacitar a las personas responsables de proporcionar experiencia futbolística, aporta dinero para apoyar la red de oficinas de desarrollo con la misión de cultivar el fútbol; entrega dinero para mejorar las condiciones del fútbol en educación y medicina; proporciona dinero y ayuda a promover partidos; entrega dinero para fomentar el deporte en las divisiones inferiores”. Dinero al que le sigue un largo etcétera de más dinero que ha engordado los bolsillos de los dirigentes vinculados al deporte en todo el mundo.

En Sucre, hablamos con el Fiscal Especial Lisandro Álvarez, uno de los tres fiscales del Ministerio Público, a cargo de la investigación contra dirigentes bolivianos del fútbol en la gigantesca corrupción de la FIFA develada por la Fiscal General de los Estados Unidos Loretta Lynch. Esta investigación toca en Bolivia a la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), la Asociación Nacional del Fútbol (ANF) y a Liga.

Por ahora, la indagación del Ministerio Público ha determinado prisión preventiva en la cárcel de Palmasola de Santa Cruz contra el expresidente de FBF Carlos Chávez y sus directivos Alberto Lozada y Jorge Justiniano. Además, los dirigentes José Pedro Zambrano y Pablo Salomón guardan detención domiciliaria. Todos ellos están detenidos acusados por estafa, organización criminal, enriquecimiento ilícito y otros delitos.

Mientras hablamos con el fiscal Lisandro Álvarez, se ejecuta un allanamiento en cumplimento a una orden judicial, en la misma causa. Se informa que dos vagonetas Audi de Chávez han sido incautadas de su domicilio en Santa Cruz. La investigación tiene tantas piezas sueltas que por ahora es difícil precisar una fecha de conclusión. “Sería irresponsable de mi parte fijar un día para que esto acabe”, dice Lisandro Álvarez.

Antes de acudir de llenó al expediente del proceso, pedimos al fiscal que defina lo que entiende por corrupción. Él dice: “El ámbito definido en la Ley 004 y en la Constitución Política del Estado es muy amplio en cuanto al carácter de la participación de las personas en delitos de corrupción, incluso ampliado al ámbito criminal; una amplia gama de delitos entre ellas enriquecimiento ilícito de personas particulares con elementos de afectación al Estado y viceversa”.

Hecha la definición al ámbito local, consultamos al funcionario del Ministerio Público si la corrupción en el fútbol corre a cuenta de alguna génesis especial. “En el medio en el que se desarrollan estas acciones no hay ninguna norma especial para el fútbol; en este caso, el ciudadano se vale de métodos que no son aceptados ni social ni jurídicamente, que no se salva en el ámbito del fútbol porque es el mecanismo a través del que algunas personas están logrando enriquecerse, obteniendo beneficios para ellos o para terceros”.

 

¿Incluso si el dinero proviene de un organismo -en este caso la FIFA- que no ejerce presencia física en nuestro territorio a través de la FBF?

Lisandro Álvarez: En este caso se debe tomar en cuenta que estos dineros no son generados específicamente por la FIFA, sino por la actividad que desarrollan las personas que agrupadas en equipos, clubes y asociaciones, solventan proyectos y desarrollan actividades que mientras sean de mayor calidad y nivel  profesional rinden mayores ingresos. Si a esto sumamos la publicidad de las marcas, derechos de televisación y otros, estamos hablando de ingentes cantidades de dinero.

 

¿Qué sucedió en el caso de nuestro fútbol?

Lisandro Álvarez: En 2002, la FBF puso en vigencia un estatuto a la cabeza de un Consejo Superior al que están afiliadas las Asociaciones y la Liga, que en paridad de representantes, se reúnen para definir su manejo administrativo; este Consejo también tenía la potestad de realizar modificaciones al estatuto. En 2007, se realizaron modificaciones estatutarias sin aval de la instancia superior. El año 2011 se vuelven a modificar los estatutos logrando en definitiva la desaparición del Consejo Superior; quien queda es un Comité Ejecutivo con potestad de ejecutar, administrar, fiscalizar y realizar un conjunto de acciones sin control ni fiscalización. Este Comité no observa ninguno de estos aspectos y en colusión con algunas instancias, manejan discrecionalmente el patrimonio  de la FBF, sin un sistema contable que indique qué ingresa, dónde y cómo. Ahí se da ésta maraña de los hechos que se están investigando.

 

¿Cuál es la situación de los dirigentes que conformaban en ese entonces las ligas y las asociaciones?

Lisandro Álvarez: El tipo penal que se está investigando es organización criminal. Las investigaciones se están ampliando contra otras personas para determinar el tipo de participación que han tenido.

 

El blindaje de Chávez

En las últimas semanas dat0s tuvo acceso a los cuadernos de la causa que mantiene a raya a varios dirigentes del fútbol. Aunque el fiscal Álvarez aclara que las citaciones no dan lugar a un tácito reconocimiento de participación en delitos, una de las conclusiones evidentes es que la colusión a la que se refiere el funcionario del Ministerio Público, busca develar  anomalías cometidas por las personas que de alguna manera participaron durante este periodo negro (2002 – 2015) en manejos oscuros de la Federación, Asociaciones y la Liga del fútbol boliviano.

Un dato relevante: al haber gestado impunemente la desaparición del Consejo Superior de la FBF, su expresidente Carlos Chávez, orquestó un blindaje inédito a través de su Comité Ejecutivo que encubrió el manejo discrecional de los recursos financieros de la institución. La investigación tiene en la mira a las personas que apoyaron directa o indirectamente la reelección de Chávez, en una asamblea apócrifa celebrada en 2014 en una plaza pública en Trinidad, Beni.

Cuando Carlos Chávez cayó detenido en 2015 se negó a entregar el manejo de la FBF y siguió ejerciendo el cargo en complicidad con los miembros de su último Comité Ejecutivo. Se investiga a estas personas al suponer que aprovecharon ciertas prerrogativas sobre asuntos administrativos y financieros de la FBF.

Cuando Chávez finalmente se vio obligado a ceder la presidencia de la Federación, el Comité Ejecutivo que lo reemplazó elaboró un informe económico por los últimos tres meses de la gestión 2015 sin rendición de cuentas, ni auditoría, como prueba de que se siguieron cometiendo irregularidades con el destino de los fondos de la FBF.

Entre los documentos a los que accedió dat0s, hay uno de ampliación de la denuncia  presentado por Víctor Hugo Pérez Justiniano para incluir en el proceso de investigación -en manos de los fiscales especiales Iván Montellano, Lisando Álvarez y Juan Pablo Mendieta-, al actual presidente de la Asociación de Fútbol de La Paz (AFLP), Walter Torrico Céspedes.

Ampliación del Proceso

El documento de ampliación de la demanda señala: “En la estructura que la Fiscalía investiga, Torrico ha sido parte de una serie de acciones que colaboraron a los investigados en la ejecución de negocios ilícitos. Esta persona actuó como nexo de la negociación del partido amistoso que jugó Bolivia contra Brasil (para recaudar fondos destinados a la familia del menor Kevin Terán que murió a consecuencia de la explosión de una bengala lanzada por los hinchas del Club Corinthians en el estadio Félix Bermúdez de Oruro). En ese entonces, Torrico era representante del  Comité  de Selecciones de la FBF”.

Según la demanda ampliatoria, la participación de Torrico fue sustancial en la tercera reelección de Chávez a la presidencia de la FBF celebrada en Bení. “Inicialmente el señor Torrico se constituyó en parte opositora a la dirigencia de Carlos Chávez, pero gracias a los ´acuerdos´ a los que se arribó en la ciudad de Trinidad en diciembre del año 2014, resultó dando apoyo a Chávez y todo su grupo. A partir de entonces se convirtió en el personaje que decidía por ejemplo temas como la selección de menores, la contratación del seleccionador en estas categorías; es más, a partir de eso, Torrico recibe apoyo para permanecer en la presidencia de la Asociación de Fútbol de La Paz (AFLP) y ser parte de la Asociación Nacional de Fútbol (ANF). Esta vinculación permanente demuestra que él formó parte de la organización criminal constituida para saquear las arcas del fútbol boliviano”.

La demanda ampliatoria también señala que “de la investigación se establecerá que mucho dinero de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), destinada a la Asociación de Fútbol de La Paz (AFLP), fue desviado por Torrico para favorecerse a sí mismo y otros dineros también fueron apropiados de la entidad paceña lo que en suma constituye delito de peculado previsto en el artículo 142 del Código Penal y que el Ministerio Público los ha adecuado al ámbito deportivo”.

Solicita que el denunciado sea alejado del cargo de secretario del ente federativo nacional y de la presidencia de la AFLP, mientras siga la investigación dispuesta por el Ministerio Público.

La ampliación de la denuncia solicita asimismo “se proceda a disponer la requisa necesaria para obtener la documentación sobre los estados contables de la AFLP por las gestiones a la cabeza del denunciado”. Además, pide que “el Ministerio Público ordene la citación del actual funcionario de la AFLP encargado de la contabilidad de dicha institución  para que preste declaración informativa  y presente libros de ingresos y egresos de la institución”.

Consultado sobre este caso particular, el Fiscal Especial, Lisandro Álvarez señaló que la investigación está en curso sin adelantar ningún criterio sobre el curso de las acciones que seguirá el equipo de fiscales contra las personas que podrían tener algún grado de participación en la organización criminal que se investiga.

Más justificativos de la ampliación de la denuncia

Entre los antecedentes de la demanda ampliatoria se menciona que el Ministerio Público está investigando las irregularidades en las que ha incurrido la dirigencia del fútbol boliviano cuando era presidida por Carlos Chávez; menciona a todas las instituciones vinculadas con el fútbol, la FBF, la Liga y la Asociación Nacional de Fútbol (ANF) que integra a las asociaciones de los nueve departamentos del país, para que quienes eran sus representantes sean incluidos en el proceso por complicidad.  “Todos los que las representaron en diferentes cargos han tenido que tener participación  en las acciones y hechos que se investigan porque fungieron en forma operativa ejecutando ordenes y transacciones desde lugares estratégicos: tribunales, comités, comisiones y puestos administrativos”.

La demanda de ampliación hace notar la vinculación estrecha que mantuvieron Chávez y Torrico. Señala que éste último conformó  el Comité Ejecutivo de la FBF como integrante de la ANF desde donde tuvo acceso a información privilegiada sobre los manejos económicos. “Esto le dio oportunidad (a Torrico) de disponer y ´administrar´ la suma de US $3 millones en el lapso de tres meses (entre septiembre a diciembre de 2015) sin haber emitido informe coherente sobre el destino de ese dinero”.

La demanda ampliatoria con otros antecedentes fue acogida en el máximo tribunal de justicia de Bolivia el pasado 10 de marzo en Sucre y ha pasado a formar parte de uno de los procesos más vergonzosos de la historia del fútbol boliviano.