Evo admite que hay desastre en Chiquitanía tras un mes de fuego

0
39

Ante el avance del fuego, la reactivación de incendios, la pérdida de 1,2 millones de hectáreas -entre pastizales y bosques- en la región de la Chiquitanía y otras áreas, ayer el presidente Evo Morales reconoció, en conferencia de prensa, que la situación “ya es un desastre”.

En la evaluación de la jornada, el Mandatario dio a conocer que persisten 342 focos de calor en el área y 684 en todo el país, que en su mayor magnitud alcanzó a 8 mil focos. También mostró su predisposición de modificar las normas cuestionadas por diversos sectores, pero en consenso.

“Ya estamos, desde el momento en que estamos recibiendo ayuda internacional, ya es una zona de desastre. Y, basta con la emergencia, hemos empezado a movilizar los recursos económicos y se suma la comunidad internacional para aportar”, afirmó.

Acotó que hay una corresponsabilidad compartida en todo el mundo y que esto se reflejó en el Acuerdo de París -en el que participó Bolivia-, pero en la oportunidad, lamentablemente, Estados Unidos determinó abandonar el acuerdo.

Cabe señalar que varios sectores de la sociedad civil demandan al Gobierno que declare desastre nacional y se pida el apoyo internacional, por la magnitud de los incendios que arrasaron miles de hectáreas de bosque en el oriente boliviano.

De acuerdo con las autoridades, el país ya se encuentra en estado de emergencia nacional desde febrero pasado, oportunidad en que la país fue afectado por inundaciones por las persistentes lluvias.

En la evaluación, Morales mencionó que algunos de los principales factores de riesgo en el sector son los vientos, las características climáticas de la zona que hacen que algunos focos de calor se reactiven de un día para otro y la sequía en la región.

Según el Gabinete de Emergencia, Concepción es una de las zonas de mayor afectación, debido a que en el lugar se registra una mayor concentración de focos de calor, en tanto que en la provincia Germán Busch, más propiamente en el Parque Nacional Otuquis, ya no hay focos de calor.

Modificaciones

Medioambientalistas y opositores, entre otros, demandaron la abrogación de la Ley 741 y la anulación del Decreto Supremo 3973, normativas que hacen referencia a la autorización para el desmonte hasta 20 hectáreas, en los departamentos de Santa Cruz y Beni.

Morales, sobre el tema, abrió la posibilidad de la modificación de la normativa, pero tendría que hacerse de manera consensuada con los sectores directamente involucrados: campesinos, indígenas y ganaderos.

“Dirigentes, autoridades locales, todos los sectores (si) plantean modificación, vamos a modificar, es el trabajo conjunto, siempre hicimos leyes que vienen del pueblo, hay que ver consensos”, aseguró.

El incendio ha movilizado al menos 4 mil personas que luchan contra el fuego por tierra y por aire, con aeronaves pequeñas y el avión cisterna Supertanker -contratado por el Gobierno y uno de los más grandes del mundo-, además del apoyo de más de 200 vehículos y cinco helicópteros nacionales y dos de Perú.

 

750 mil hectáreas de bosques y pastizales, en la zona de la Chiquitanía cruceña, se han consumido por el fuego que ha afectado a 1.817 familias.

 

CRONOLOGÍA

3 de agosto – Informe
La Gobernación de Santa Cruz informó que se registraron 562 focos de quema en todo el departamento.

8 de agosto – Alerta roja
La Gobernación toma la decisión debido a un sorpresivo aumento de focos de calor.

14 de agosto – Estado de emergencia
Se toma esta determinación debido a la pérdida de 35 mil hectáreas de bosques a causa de incendios.

17-18 de agosto – Desastre
Estas dos fechas son las de mayor magnitud de incendios en que se presentaron alrededor de 8 mil focos de calor y miles de hectáreas quemadas.