Fallas del sistema y corrupción facilitan identidades falsas

0
30

Ir a un barrio alejado, a un municipio aledaño a la capital cruceña o a uno que no sea capital de provincia, es el camino que siguieron el extraditable Pedro Montenegro Paz para llamarse Pedro Hoffman Sainz, el dirigente deportivo Nelson Mauriel Álvarez para obtener la identidad falsa de Nelson Mayser Spinatto, y que también han seguido, principalmente, narcos peruanos para operar en territorio boliviano.

Esta situación deja expuesta la vulnerabilidad del sistema que, según las autoridades encargadas de esta temática, tiene su lado más ‘flaco’ en las notarías.

Sin embargo, abogados consultados por EL DEBER, así como las investigaciones de los casos mencionados, también revelan que existe corrupción en funcionarios de las instituciones que tienen la responsabilidad de manejar adecuadamente la identidad de los ciudadanos bolivianos, como son el Servicio General de Identificación Personal (Segip) y el Servicio de Registro Cívico (Sereci).

Tan fácil como ‘pedir’ un certificado de nacimiento a un familiar lejano o ‘pagar’ a algún desconocido para obtenerlo, y con él, ir a tramitar una cédula de identidad en una zona alejada o provincia; o que un adulto tramite un certificado de nacimiento como si fuese el primero, usando otra identidad, así se han dado los casos de Montenegro y Mauriel, por los cuales se investiga a notarios, ex oficiales de Registro Civil y exfuncionarios del Segip y del Sereci.

En este sentido, Marina Flores, encargada en Santa Cruz de la Dirección del Notariado Plurinacional (Dirnoplu), señala que las notarías de Santa Cruz mueven gran cantidad de documentos patrimoniales donde se vienen registrando falsificaciones y adulteraciones para fines de estafas y otros delitos graves, pero que cree que con el convenio entre la Dirnoplu y Segip para intercambiar datos, esa falencia se debe subsanar.

Antes, “las notarías solo recibían documentos y aprobaban requerimientos de los ciudadanos. Ahora deben pedir el carné del interesado e ingresar a la base de datos del Segip para ver si el documento es real. De no serlo, se paralizarán los trámites y remitirán informes a la Fiscalía”, aseguró.

En los casos de Montenegro y Mauriel se trataba de bolivianos adulterando sus identidades, pero es bien sabido que también hay narcos extranjeros con documentación de bolivianos; uno de los últimos casos fue el del ‘capo’ peruano Clodoaldo Figueroa Saume alias ‘Tío Vago’, que fue capturado en Beni con una cédula de identidad boliviana con el nombre de Rafael Cossío Limachi y que estaba en el país desde 2009.

El sobrenombre ‘Tío vago’ apareció en octubre de 2017 en una publicación del diario peruano La República, como uno de diez capos narcos que estaban en Bolivia con cédulas de bolivianos que, según el reporte, las consiguieron pagando $us 1.000, aunque no sin hacer mayores precisiones.

El 24 de julio pasado, cuando el ministro de Gobierno, Carlos Romero, presentó a ‘Tío vago’, explicó que el narco “se movía con una (cédula de) identidad falsa que se obtiene presentando un certificado de nacimiento que se lo puede obtener en cualquier Notaría, por eso han habido los (casos de) Montenegro, Mauriel…”, entre otros.

Al respecto, el ministro señaló que en el último año luego de negociaciones con el Órgano Electoral Plurinacional, se ha establecido mediante ley que Sereci comparta su base de datos con Segip, y ahora tengan una plataforma de interoperatividad.

“Cuando una persona va al Segip, el funcionario debe enlazarse a la base de datos del Sereci”, para corroborar la información, explicó Romero, quien espera que de esta manera se puedan ‘neutralizar’ las falsificaciones.

Los delincuentes que dolosamente han recurrido a estos fraudes, lo han hecho a sabiendas que las instituciones públicas encargadas de generar los documentos de identidad o estado civil, hasta hace algunos años solamente trabajaban con requisitos formales para la emisión de certificaciones o documentos de identidad. Además, no se contaba con la posibilidad de realizar un cotejo informático y automatizado de las huellas dactilares o el rostro de las personas.

Corrupción

Dos abogados consultados por EL DEBER, que pidieron la reserva de sus identidades, atribuyeron que los narcos o cualquier persona que busque realizar actos fraudulentos, acudan a notarías alejadas de las capitales porque estas no cuentan con acceso a las bases de datos para corroborar las informaciones de la documentación que les presentan.

Así también, aseguran, los registros de instituciones como Segip y Sereci pueden ser permeados a través de actos de corrupción.

“Hay tramitadores en estas instituciones, no sé cuánto cobrarán, que hacen estos trabajos; estos contactan a las personas a través de terceros y también hay abogados que se prestan a este ‘negocio'”, señaló un jurista.

Otro hombre de leyes, agregó que estas vulneraciones son viables solo con la participación de funcionarios o exfuncionarios que se ‘apoyan’ en sus contactos.

Para respaldar estas afirmaciones, se puede recordar que cuando se destapó el caso Pedro Montenegro, el director de la Felcc, Johnny Aguilera, explicó que la tramitación de su identidad como Pedro Hoffman Sainz se la hizo en una Oficialía de Registro Civil de Fernández Alonso (provincia Obispo Santistevan) y que los responsables fueron el notario Ángel T. T. y el operador del servicio de identificación Eynar S. G., como el encargado de inscribir la identidad falsa en el Plan Tres Mil.

Por otra parte, en el caso Mauriel, las investigaciones apuntan hacia tres exfuncionarios del Sereci por la emisión de un certificado de nacimiento fraudulento a favor del dirigente deportivo, que usó ese documento para adquirir un segundo carné de identidad y un pasaporte como Nelson Mayser Spinatto.

Tanto Montenegro como Mauriel cometieron estos actos fraudulentos antes de 2009. Asimismo, en el caso del peruano Clodoaldo Figueroa Saume ‘Tío Vago’, pese a que en 2010 se emitió una orden de captura solicitada por Perú, ese mismo año obtuvo una cédula boliviana.

Convenio Notarías-Segip

El 24 de julio, la Dirnoplu y el Segip con el objetivo de minimizar los riesgos de fraude, ilícitos y nulidades de negocios jurídicos dentro del servicio notarial. El acuerdo permite a los notarios, bajo parámetros de confidencialidad, acceder a la información del sistema de datos del Segip para constatar la veracidad del registro de identidad (número de documento, nombre completo, lugar de nacimiento, fotografía y otros) de las personas que deseen realizar algún trámite.

Marina Flores, señaló que todo el personal de Santa Cruz concluyó una capacitación general para frenar y evitar delitos penales con la falsificación, suplantación de documentos, especialmente carné de identidad.

“Creemos que con estos últimos métodos de controles que se están dando se podrá un poco frenar las adulteraciones. Después se podrá ingresar también y coordinar con entidades para actuar en los delitos de legitimación de ganancias ilícitas”, agregó.

EL DEBER se contactó con la responsable del Sereci en Santa Cruz, Yaneth Sevilla, pero no se tuvo respuesta. El director nacional, José Pardo, pidió dirigir las consultas al Órgano Electoral Plurinacional (OEP).

 

EtiquetasCorrupción