Fiscales colectan casquillos de bala

0
1
Foto: ABI

La comisión de fiscales, policías y peritos que acudió ayer a Sayari y Pongo, en el marco de la investigación sobre la muerte de dos mineros cooperativistas en enfrentamientos con la Policía, colectó restos de granadas de gas, mechas de dinamita, retiró restos de sangre y casquillos de proyectiles. Se espera el informe de balística.

La comisión de fiscales, que indaga la muerte de dos mineros cooperativistas en los enfrentamientos con policías la anterior semana, se constituyó ayer en las comunidades cochabambinas de Sayari y Pongo para colectar elementos que contribuyan a la investigación. También participaron de esta inspección ocho oficiales de la Policía, familiares de los fallecidos y otros testigos.

El conflicto entre cooperativistas y Gobierno dejó cinco muertos: cuatro mineros (dos en Cochabamba y dos en La Paz) y el viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes.

La delegación recorrió a pie el cerro de Sayari hasta llegar al lugar donde falleció el primer cooperativista, Germán Mamani, donde sus familiares entregaron casquillos de proyectiles a los fiscales, que fueron colectados a 200 metros donde se halló el cuerpo.

La fiscal Ibeth Rocabado señaló que se evaluará si esta prueba ingresará en la investigación debido a que fue “contaminada” porque los cooperativistas las retiraron del lugar donde supuestamente fueron encontradas.

Los familiares, en el trayecto de la inspección, pidieron justicia y aseguran que las investigaciones se parcializaron debido a que no existen detenidos por la muerte de los mineros.

El tío del cooperativista fallecido, Eusebio Aspeti, relató cómo asesinaron a su sobrino: “La Policía gritó diciendo que nos iban a disparar y Germán les dijo que le disparen y sólo escuché que gritó por un dolor en el brazo y cayó, corrimos a socorrerlo y ya estaba muerto”.

“Nos molesta que quieran tapar a un asesino, lo que les pedimos es que se esclarezca quién mató a nuestro compañero y que entre ese policía a la cárcel. No podemos dejar que estén mintiendo o que estén manipulando la investigación. Nosotros vamos a tomar otras medidas y nos vamos a organizar para pedir justicia”, señaló Alejo Mamani, otro de los familiares.

La abogada de la Policía, María Arduz, dijo que en la inspección en Sayari se halló botellas con olor a combustible y unas telas que podrían haber sido usadas para la elaboración de bombas molotov. Resaltó, además, que no se encontraron manchas de sangre del fallecido.

Por su parte, uno de los abogados de los cooperativistas, Efraín Quispe, aseguró que las investigaciones se parcializaron. “Posteriormente vamos a presentar todas las pruebas y pediremos que se hagan más pericias”, dijo.

En Pongo

Al promediar el medio día, la comisión de fiscales se trasladó a la zona de Pongo, donde se encontró, en el cerro Mojona Chanka, cápsulas de gas, mechas e iniciadores de dinamita. Llamó la atención el hallazgo de sangre en la piedra caliza donde habría caído el segundo minero, Severino Ichota, que fue evidenciada por la comisión.

La fiscal Rocabado señaló que en este lugar se recolectaron varias pruebas, así como se pudo conocer dónde se encontraba el contingente policial, los mineros y comunarios el día de los enfrentamientos.

En tanto, la esposa de uno de los cooperativistas mineros de Kami, que prefirió no identificarse, señaló que ese día tuvieron que huir porque los efectivos policiales les dispararon. “De miedo nos hemos escapado hacia el morro, de ahí nos han baleado los policías, hemos visto que estaban con armas, nos hemos defendido con dinamita”.

Otro de los cooperativistas señaló que cuando vio  que cayó Severino Ichota, él y otros compañeros corrieron a socorrerlo y vieron que tenía una herida en la cabeza que sangraba mucho.

Mientras, otro cooperativista relató que se vieron acorralados por 500 policías que los gasificaron y después les dispararon con balines, según relató.

También confirmó que ellos usaron dinamita, hondas y piedras para defenderse.

 

OPINIONES

Marcial Apaza, familiar de Germán Mamani

Eran dos policías que estaban en ese sector

“Encontramos a Germán detrás de la piedra, estaba tendido en el piso, lo hemos visto y lo hemos llevado a la carretera para velarlo. Los policías seguían avanzando, nos hemos comunicado con ellos y les hemos mostrado lo que le habían hecho a Germán y con eso se han calmado. Tenemos un testigo y hay otras muestras, además sabemos de dónde han disparado y quiénes. Eran policías, estaban con capuchas y cascos negros, eran dos policías que estaban en ese sector, a por lo menos 200 metros donde se escondía Germán, detrás de una piedra que lo protegía”.

Hilaria Condori, esposa del segundo fallecido.

Pido Justicia, necesito ayuda para mis hijos

“Pido justicia, la última vez que lo vi me recomendó que cuide y me fui a Cochabamba con mis hijos. Después sólo recibí una llamada de una esposa de otro cooperativista diciendo que habían baleado en la cabeza a mi esposo.

Pido que se esclarezca este caso, no sé cómo voy a mantener a mis tres hijos, están estudiando y yo no tengo trabajo. No quería que trabaje, sólo él se hacía cargo de nosotros, pido al Gobierno que me ayude y que se esclarezca su muerte. Hasta ahora no hay justicia, pido justicia para mi esposo”.